La solución industrial, prioritaria para el despegue económico de Castilla y León

La Razón
La RazónLa Razón

Se acabó el dinero público para salvar empresas en crisis. Al menos así se desprende de las palabras del consejero de Economía y Empleo, Tomás Villanueva, durante su visita a la fábrica de componentes para la automoción «Frenos y Conjuntos», ayer en Valladolid. Preguntado por la situación actual y el futuro de la empresa vallisoletana Metales Extruidos, actualmente en fase concursal y de liquidación, aunque con algunas ofertas encima de la mesa, como la de 16 millones de euros procedentes del fondo de inversión suizo Gryhus Partners, Villanueva destacaba que la apuesta de la Junta en estos momentos ante casos de empresas en crisis pasa por «soluciones industriales más que financieras».

El consejero reconocía que en nuestra Comunidad ya ha habido en los últimos años varias experiencias empresariales a las que se ha destinado dinero público para salvarlas y no han funcionado bien, y en el caso de Metales Extruidos, que ya contó con una fuerte inversión pública, se mostraba prudente pero confiado en que la autoridad judicial que está gestionando el proceso abierto acepte la oferta de un grupo empresarial fuerte que pueda recuperar la actividad y a las 240 personas que hasta hace unos meses trabajaban en esta planta.

Igualmente, el consejero recordaba la importancia del sector industrial en la economía de Castilla y León, y volvía a insistir en que este sector ha sido, es y seguirá siendo uno de los pilares en los que sustentará el despegue económico de la Comunidad. «De las crisis se sale antes y reforzados si la economía de un territorio se apoya en su industria», señalaba Tomás Villanueva, para quien si este sector está bien desarrollado en épocas adversas o de baja actividad, España, en general, y Castilla y León, en particular, podrán salir de esas circunstancias complicadas mucho mejor. Además, el consejero afirmaba que este sector no sólo genera puestos de trabajo directos e indirectos en la propia Industria, sino además y sobre todo en otros ámbitos de la economía. Villanueva aprovechaba su visita a la empresa vallisoletana de componentes de automoción que fabrica discos y tambores de freno, volantes de motor y platos de embrague, para destacar también la alta cualificación de sus 109 empleados así como la apuesta de esta empresa por la Investigación, el Desarrollo y la Innovación (I+D+i), así como por la internacionalización, «que está contribuyendo a situarla en una posición de mercado privilegiada de cara al futuro». «Frenos y Conjuntos» incluye una fundición, una línea de mecanizado y otra de pintura. Además, fabrica una media de veinte millones de piezas al año y, junto a «Lingotes Especiales», forma parte de un grupo empresarial que preside Vicente Garrido Capa, ex presidente de la Cámara de Comercio de Valladolid.

Un grupo que emplea a un total de 524 personas entre ambas fábricas, y que acapara el doce por ciento del mercado de discos y tambores de freno en la Unión Europea. Sus principales clientes son Renault, Nissan, Iveco, Peugeot, Citroen, Ford, Wolkswagen, Valeo, John Deere y BMW.