Política

Las mujeres ganan 1.725 puestos de trabajo público en cinco años en la Comunidad

El colectivo femenino suma 90.973 empleos en Castilla y León, una tercera parte de ellos en el Gobierno regional

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El empleo público es cada vez más una ocupación de mujeres. El colectivo femenino asumía a julio de 2018, un total de 90.973 puestos de trabajo en las diferentes administraciones en la Comunidad, lo que supone que ganó 1.725 empleos en el último lustro. Por el contrario, los varones contaban a mediados del año pasado, últimos datos disponibles, con 72.047 puestos públicos, con una merma en 7.783 trabajadores.

El Boletín Estadístico de personal al servicio de las Administraciones Públicas que publica el Ministerio de Hacienda revela que el empleo público en Castilla y León mermó en el último lustro en 6.058 puestos, hasta un total de 163.020 a julio de 2018, y los hombres fueron los paganos de la contracción de las plantillas. Esto en un periodo marcado por la ausencia de convocatorias de empleo por las restricciones marcadas por el Gobierno frente al déficit y unas tasas de reposición limitadas.

El colectivo masculino es mayoritario entre el personal del Estado, 24.250 por 10.756, por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el Ejército, fundamentalmente; y supera al de mujeres también en las corporaciones locales y en las universidades, con 18.189 varones por 15.453 féminas en el primer caso, y con 4.704 frente 4.557 en el segundo. Sin embargo, las mujeres predominan en la Junta, donde se aproximan a una proporción de tres a uno, ya que asumen 60.207 empleos frente a los 24.904 masculinos por la composición del personal docente y sanitario, principalmente. La tendencia en todos estos niveles administrativos apunta a un peso cada vez mayor para las mujeres y a un contracción de los hombres. En concreto, en los cinco años de análisis, el personal del Estado en la Comunidad (35.006 efectivos a julio de 2018), mermó en 4.971 personas, con una retroceso para los varones en 4.078; mientras que para las féminas sólo se perdieron 893 puestos.

La Junta llegó a julio de 2018 con 85.111 efectivos, 338 menos que cinco años atrás, con una pérdida de 1.695 puestos de trabajo ocupados por varones, y un aumento de la plantilla femenina en 1.357 personas.

En el caso de las administraciones locales, contaban a mediados de 2018, con 33.642 empleados, 1.085 menos que en 2013 por las mismas fechas, una pérdida también asumida por los hombres, que retrocedieron en 2.037 puestos; frente a un crecimiento de las mujeres en 952, siempre según las mismas fuentes.

Por lo que se refiere a las universidades, contrataban a 9.261 personas en julio de 2018, 336 más que cinco años atrás, con una subida de la plantilla de hombres en 27 puestos, frente a un crecimiento de la de mujeres en 309.

Las plantillas de la Junta en educación y sanidad hablan en femenino. Los docentes no universitarios sumaban en 2018 en Castilla y León 21.634 mujeres, cuando los hombres solo eran 9.095. El colectivo de profesoras aumentó en el último lustro en 569 personas, frente a una merma para el masculino en 423.

El caso de la sanidad es casi idéntico, con una plantilla a julio del año pasado, de 26.565 mujeres, frente a 7.483 hombres, con un aumento del empleo femenino en los últimos cinco años en 857 puestos, frente a una caída en el masculino en 776.

En cuanto a las diferentes consejerías, asumían a julio de 2018, 12.008 trabajadoras, frente a 8.326 hombres; unas cifras que en relación a 2013, suponen una merma de puestos en el caso de ellas, de 69; mientras que los hombre se redujeron en 496.

Un análisis pormenorizado de los puestos públicos estatales en la Comunidad, revela una gran masculinización de las Fuerza y Cuerpos de Seguridad del Estado y de las Fuerzas Armadas. Las primeras contaban con 8.181 hombres en 2018 y sólo 970 mujeres, aunque respecto a 2013, los varones mermaron en 693 efectivos, y las féminas ganaron 180. El Ejército asumió, en su caso, 7.561 hombres por 1.489 mujeres, con un descenso de los primeros en 47 y de las segundas en medio centenar.

Las plantillas de los entes públicos también son mayoritariamente masculinas, con 1.478 hombres por 213 mujeres, aunque en el último lustro los varones mermaron en 2.313 efectivos y las mujeres, en 185.