Los presupuestos participativos del Ayuntamiento de Salamanca cuentan con 250 propuestas de los vecinos

La mayoría son de personas individuales (220) pero también hay 25 de asociaciones y otras tres de empresas

El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, tras tomar posesión del bastón de mando de la ciudad
El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, tras tomar posesión del bastón de mando de la ciudad

Los presupuestos Participativos del Ayuntamiento de Salamanca de este año cuentan con 250 medidas que han sido solicitadas por vecinos de la ciudad gran parte de ellas, pero también de asociaciones y empresas.

La mayoría de estas iniciativas que ahora los técnicos municipales revisarán y estudiarán a fondo para ver si son viables o no, tienen que ver con inversiones que afectan al día a día de la gente, como obras nuevas, reparación de calles y plazas, mejoras en parques y jardines, alumbrado público y redes de abastecimiento de agua. También abundan las peticiones de acondicionamiento de instalaciones deportivas municipales, según explican fuentes del Consistorio salmantino que dirige el popular Carlos García Carbayo.

Un Ayuntamiento que, por otra parte, celebraba ayer su primera sesión plenaria extraordinaria, dos semanas después de que se constituyera, para, entre otras cosas, dar conocimiento de la elección de portavoces por parte de los grupos Popular, Socialista y Ciudadanos. Un pleno en el que también se aprobaba la periodicidad de las sesiones ordinarias, la delegación de competencias en la Junta de Gobierno Local o la denominación y composición de las Comisiones Informativas, Técnico-Artística, de la Mesa de Contratación y del Patronato Municipal de la Vivienda y Urbanismo. Igualmente, se daba luz verde a los nombramientos de concejales en los órganos de gobierno y administración de Mercasalamanca S.A, o la designación de representantes en el Consorcio para la Gestión Integral de Residuos Sólidos de la provincia, entre otras.

También fue un debut movido por cuanto se empezaron a ver algunas discrepancias entre los distintos grupos, tanto a derecha como a izquierda. El PSOE acusó al nuevo Gobierno de «retroceder» en transparencia «por vaciar de contenido al Pleno y otorgarle las competencias al Gobierno Local». Además se vieron diferencias entre Podemos y Ganemos Salamanca que votaron de forma distinta algunas propuestas.