Más de 30 millones para garantizar los medicamentos en los hospitales de la Región

La Junta regula la Red de atención a las personas inmigrantes y los centros deberán ofrecer servicios de información y asesoramiento

La vicepresidenta Rosa Valdeón junto a Juan Carlos Suárez-Quiñones tras el Consejo de Gobierno
La vicepresidenta Rosa Valdeón junto a Juan Carlos Suárez-Quiñones tras el Consejo de Gobierno

Nuevas medidas del Gobierno Herrera en materia de Sanidad e Inmigración. El Consejo de Gobierno autorizó la contratación del suministro de medicamentos a los centros hospitalarios de carácter público por un valor de 30,2 millones de euros. Asimismo, los centros de asistencia a personas inmigrantes deberán cumplir una serie de requisitos para ser incluídos en la Red de atención de Castilla y León.

En cuanto a la compra de medicamentos, 17 millones de euros estarán destinados al tratamiento de diversos procesos como la leucemia linfática crónica, la artritis reumanoide o el cáncer de mamá. Además, 13,2 millones se usarán para tratar a pacientes de mieloma múltiple y de síndormes mielodisplásicos así como a enfermos adultos con leucemia mielmonocítica y mieloide que no sean candidatos a trasplantes hematopoyéticos.

En total, se adquirirán más de 52.000 dosis -entre inyectables, intravenosas y en cápsulas- de estos medicamentos para su uso por los distintos servicios asistenciales de los hispotales de la Junta en la Comunidad.

Además, la Gerencia Regional de Salud tramitó dos expedientes por importe de un millón y medio de euros para la contratación de diversos fármacos con los que atender diferentes tratamientos en los Complejos Asistenciales Universitarios de Burgos y León.

Al Complejo burgalés se han destinado 1,1 millones para la compra de 3,490 jeringas del fármaco Omalizumab, indicado para el tratamiento de pacientes con asma grave persistente causada por una alergia. En el caso del Complejo leonés, la Consejería de Sanidad adquirirá 340 dosis para el tratamiento de pacientes con hemofilia.

Por otro lado, queda aprobado el decreto que regula la Red de atención para personas inmigrantes en Castilla y León. Los centros existentes deberán cumplir una serie de requisitos como disponer de personal especializado, un local o abrir un determinado número de horas para pasar a ser «integrales». Además, deberán ofrecer un catálogo de servicios esenciales como la información, asesoramiento, orientación y formación a las personas inmigrantes para conseguir su plena integración.

Rosa Valdeón explicó que este decreto no pretende crear nuevos centros, sino «reconocer» y «regular» los existentes ya que se convertirán en el eje del programa de atención a inmigrantes.

La creación de la Red permitirá, según la Junta, mejorar la coordinación de todas las actuaciones que se desarrollan en los distintos centros y mantener una estabilidad en su funcionamiento.

Esta iniciativa está integrada por tres tipos de centros: Centros Integrales de Inmigración -espacios interculturales-, Centros de Información y los centros dependientes de las organizaciones sindicales más epresentativas.