Milagros Marcos refuerza el papel de los consejos reguladores en el futuro del vino

La consejera apuesta por incluirlos en la Organización Interprofesional de este producto en España

La consejera Milagros Marcos junto a Misericordia Bellos y Amancio Moyano, en la clausura del Cecrv en Cacabelos (León)
La consejera Milagros Marcos junto a Misericordia Bellos y Amancio Moyano, en la clausura del Cecrv en Cacabelos (León)

La consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, resaltó el papel de los consejos reguladores para el futuro del vino en Castilla y León. Por este motivo, apostó por incluirlos en la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE). «Queremos que se escuche la voz de estos representantes allí donde realmente se decide la dirección del sector vitivinícola», afirmó durante la clausura de la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (Cecrv), que reunió a los presidentes de las 54 denominaciones de origen del país en Cacabelos (Léon).

Asimismo, Marcos destacó el peso creciente a nivel nacional de un sector que genera un volumen de negocio de 850 millones de euros y que en la Comunidad Autónoma cuenta además con «una relevancia muy importante en este momento y con un futuro verdaderamente prometedor».

Así, la consejera de Agricultura resaltó la producción de la Región que en la vendimia de este año rondará los 227 millones de kilos de uva «sana y de muy alta calidad» y que «una de cada cuatro botellas de vino de este tipo que se venden en España es de Castilla y León». Por ello, entiende que es importante que la Conferencia haya elegido Cacabelos para la celebración de su asamblea anual en la que se ha renovado su junta directiva, con la reelección del presidente del Consejo Regulador de la DO Toro, Amancio Moyano, como presidente, así como la definición de las líneas de actuación para los próximos años. «Es clave que esa presidencia se mantenga en esta Comunidad Autónoma, con ese aparato de toso los consejos reguladores en el ámbito nacional», añadió Milagros Marcos, que entiende que se debe «apoyar y seguir trabajando» en las líneas que se marcaron en la pasada reunión y definir en las que pretenden actuar en el futuro, «marcadas por fomentar el consumo responsable del vino, fundamentalmente entre los jóvenes».

Y es que el consumo de vino en España ha pasado de 40 litros por persona y año a poco más de 16 litros. Por ello, desgranó Marcos, hay que trabajar en motivar en ese consumo, especialmente entre jóvenes y en innovación e investigación para aumentar la competitividad y producción del sector vitivinícola, así como incrementar la presencia de los vinos de Castilla y León en el mercado internacional «con una apuesta muy clara por lo vinos de calidad».