Miles de personas se echan a las calles de Valladolid en defensa de la Educación Especial

Las familias exigen que “no cierren estos centros” para que “no dejen arrinconados a sus hijos”

Las familias exigen que “no cierren los centros de educación especial” para que “no dejen arrinconados a sus hijos”

Miles de personas han inundado las principales calles de Valladolid en defensa de la Educación Especial. Familias llegadas de todos los rincones del territorio nacional se han acercado hasta la capital de Castilla y León para “levantar sus voces” contra la Enmienda 502 del anteproyecto de Ley Orgánica que modifica la 2/2006, propuesto por la ministra de Educación, Isabel Celaá y respaldado por el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), que promueve “la reorientación” de los colegios y unidades de Educación Especial.

En un ambiente totalmente festivo, y demostrando lo “válidos y necesarios” que son este tipo de centros, unas 5.000 personas con cánticos y lemas como “Educación Inclusiva Sí, Especial también”, “Este es nuestro cole y mira como mola” o “Cermi escucha queremos la Especial”, recorrieron durante más de dos horas Valladolid.

Antes de comenzar la marcha, la Familia Pérez, compuesta por Raquél, Salva y Sara, señalaron a LA RAZÓN que “queremos libertad para poder elegir el colegio de nuestra hija”. “Sara es la primera niña de Madrid que combinó ambos tipos de Educación, pero a los 14 años, no podía continuar porque ella necesitaba un logopeda, un fisoterapeuta y esos profesionales no existen en todos los colegios”, añaden. Por ello se mostraron contrarios a que cierren los centros de Educación Especial, porque “nuestra hija se comunica a través de un ordenador, y sus compañeros y profesores actuales si que la entienden y gracias a ello se adapta a las clases y a las excursiones, cosa que no pasaría lo mismo si se va a otro centro con menos medios”.

En la misma línea, la familia Rovira, también llegada desde Madrid, en representación de la Fundación “Bobath”, afirmaron que están en Valladolid para “luchar con todas nuestras fuerzas para evitar el cierre de nuestros colegios”. “No queremos que arrinconen a nuestros hijos, y no lo vamos a permitir”, destacaron, a la vez que indicaron que esta medida solo puede salir adelante por “intereses económicos”.

Entre los asistentes a la manifestación se encontraba a directora del Museo de la Ciencia de Valladolid, Inés Rodríguez Hidalgo, quien aseguró que “conoce la situación en primera persona”, y pidió a las administración que rectifiquen ya que como dice un dicho americano “Si algo no está roto, que no se arregule”. “Está claro que la Educación Especial funciona, pues que no se toque”, añadió.

Además, la presidenta de la Asociación de Ayuda a la Dependencia y Enfermedades Raras de Castilla y León, que agrupa a más de 40 asociaciones de la Comunidad, Yolanda de la Viuda, subrayó que “queremos levantar nuestras voces contra esta injusticia”. Por ello pidió un Pacto Político en favor de la Educación Especial, ya que “en estos momentos ante las próximos procesos electorales existe entre las familias una gran incertidumbre ante de la posibilidad de que cierren estos centros”.

Asimismo, exigió al Gobierno de España que “no escuche sólo al Cermi y que tenga muy en cuenta la opinión de las familias, que somos los que realmente conocemos la situación”. De la Viuda también quiso dejar claro que están a favor de la Educación Inclusiva “y la inclusión de estas personas en todos los términos”, así como de esos niños con discapacidad que están en colegios ordinarios y a los que se les tiene que tener muy en cuenta.

La manifestación concluyó a las puertas de la sede del Cermi de Castilla y León, en donde dos niños con hermanos con discapacidad leyeron un manifiesto en el que pedían que se les escuche en este tipo de iniciativas y con el que quisieron reivindicar la importancia de los Centros de Educación Especial. Al respecto, el presidente de la Plataforma “Educación Inclusiva SÍ, Especial TAMBIÉN”, José María Escudero, declaró que “no nos sentimos representados por el Cermi nacional, ya que como somos una parte muy pequeña no tienen en consideración nuestra opinión, y en este tema tenemos mucho que decir”.