Pilar del Olmo rechaza las aventuras presupuestarias

La consejera de Economía y Hacienda defiende la prórroga de las Cuentas y tiende la mano a los grupos para llegar a algún acuerdo.

Pilar del Olmo, momentos antes de comparecer en las Cortes
Pilar del Olmo, momentos antes de comparecer en las Cortes

La consejera de Economía y Hacienda defiende la prórroga de las Cuentas y tiende la mano a los grupos para llegar a algún acuerdo.

El Gobierno Herrera prorrogará los presupuestos de la Comunidad hasta que no se aprueben los nacionales y tenga datos más fiables para poder elaborarlos por responsabilidad, legalidad y porque prefiere unas cuentas basadas en la realidad a cualquier aventura.

Así lo aseguraba la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, durante su comparecencia de ayer en las Cortes, donde la defendía la prórroga presupuestaria aprobada por la Junta el pasado año. En su intervención, explicaba otras de las causas que derivaron en la decisión de dar continuidad a las cuentas de 2016, como la existencia de un Gobierno de España en funciones que retrasó la aprobación de los objetivos de estabilidad y deuda pública, o que hasta el pasado 23 de diciembre no dispusieron de datos ciertos para poder elaborar un proyecto de ley de presupuestos. «Fue una decisión meditada y con unos criterios bastante flexibles», insistía la consejera, mientras aseguraba que a prórroga, en ningún caso, afectará o dañará la prestación de los servicios públicos.

Las Cuentas de la Comunidad disponen en estos momentos de 9.747 millones de euros, alrededor de 96,6 millones menos que en 2016 al no computarse el gasto electoral, los recursos finalistas del Estado y los procedentes de la UE. Mientras que as Consejerías tienen a su disposición más de 7.500 millones para su gestión ordinaria. «Son más que suficientes para atender las necesidades de la Comunidad hasta que tengamos las cuentas de este año», apuntaba Del Olmo.

Ofrece dos alternativas

Igualmente, la consejera explicaba que tanto la Junta como el Gobierno de España todavía están inmersos en escenarios de limitación de déficit marcados por Europa, por lo que rechazaba la elaboración de unos presupuestos «que puedan originar falsas expectativas y deteriorar la senda de la estabilidad».

Pese a todo, Pilar del Olmo tendía la mano a los grupos de la oposición para llegar a algún tipo de acuerdo en materia presupuestaria y les ofrecía dos opciones «sensatas». La primera, elaborar un proyecto de ley de Presupuestos que tenga en cuenta los datos ciertos conocidos, como el objetivo de déficit y la estimación de crecimiento económico, pero con las entregas a cuenta provisionales que di o el Gobierno en octubre. Una opción que implicaría asumir un recorte de 156 millones de euros, según explicaba.

Y, la segunda alternativa, elaborar unas Cuentas que tengan en cuenta unas entregas a cuenta mayores de las comunicadas por el Gobierno, pero con la condición de que se apruebe un acuerdo de no disponibilidad de crédito desde el inicio del ejercicio presupuestario. «Ambas son sensatas», apuntaba.

Los grupos de la oposición no recogían el guante lanzado por Del Olmo y, en el caso del PSOE, acusaban a la Junta de reconocer con esta propuesta que, cuando se aprueben los presupuestos de este año, habrá recortes si no son capaces de generar recursos propios. Frente a ello, el procurador Javier Izquierdo planteaba modificar la fiscalidad para que paguen más impuestos los que más tienen y heredan y los que se forran con las tragaperras».

El «podemita» Félix Díez denunciaba que la prórroga «encubre recortes y no mejora la calidad de vida de la gente»; José Sarrión, de IU, afirmaba que no se está trasladando la idea de la recuperación; y José Ignacio Delgado, de Ciudadanos, mostraba su preocupación por la falta de convocatoria de empleo público y de inversiones que provoca.