Actualidad

Refuerzan los controles sanitarios del agua en los espacios naturales habilitados para el baño

La temporada ha comenzado con una treintena de zonas aptas en embalses, ríos y arroyos de la Región

La nueva temporada de baño en ríos, embalses y arroyos de Castilla y León ha comenzado con buen tiempo y calor sofocante por estos lares, más propio de mediados de julio o principios de agosto que de finales de primavera. Y lo ha hecho con una treintena de zonas autorizadas por la Consejería de Sanidad, lo que suponen cinco menos que las que había el pasado año.

Publicidad

¿Las causas? Los exigentes y exhaustivos controles de seguridad que lleva a cabo el departamento que dirige en funciones Antonio Sáez Aguado, que echan atrás a muchos ayuntamientos, que son los encargados de solicitar la zona de baño, porque no pueden atender la zona de baño ni garantizar unas mínimas condiciones de limpieza, higiene y salubridad de las playas, así como controlar los posibles puntos de vertido que gestione la entidad local y se encuentren cerca de la playa, para evitar cualquier riesgo. Asimismo, las entidades locales deben encargarse también de instalar carteles en lugares visibles que informen en todo momento sobre si la zona de baños es apta o si existe alguna prohibición o recomendación expresa de no bañarse. También deben elaborar unas normas de uso para los usuarios y comunicar a los ciudadanos y a la autoridad sanitaria cualquier anomalía que se detecte en las calidad de las aguas.

La Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Castilla y León dispone de alrededor de trescientos inspectores farmacéuticos que trabajan tanto de manera visual como recogiendo muestras de las aguas y se encargan de supervisar la salubridad necesaria.

El pasado año realizaron un total de 333 muestras en los 35 espacios naturales que se autorizaron, y en en cuatro ocasiones, el 13 por ciento, se dieron resultados negativos de aptitud por lo que hubo que prohibir el baño a los ciudadanos, según apuntan a este periódico fuentes de la Consejería sanitaria. León y Zamora, con nueve cada una, son las provincias que más zonas de baño tienen autorizadas. En la leonesa hay algún municipio con hasta dos espacios naturales aptos como es el caso de Cimanes de tejar , Vega de Espinareda y Llamas de la Ribera. Mientras que como capitales de provincia solo aparecen en la lista de esta temporada Valladolid y su playa sobre el río Pisuerga; Zamora, regada por el Duero, como playas urbanas; y Soria, en la zona habilitada del embalse Cuerda del Pozo, también con el gran río que nos une como protagonista.

Tres ahogados en lo que va de año

En lo que va de año tres personas, dos hombres y una mujer de 60 o más años, han muerto ahogadas en Castilla y León. Dos de ellas en un río y, la restante, en un pozo. En febrero se produjeron dos de los sucesos y el tercero en abril. Pero en los tres casos eran zonas sin servicio de atención, vigilancia ni socorrismo. Es el mismo número de víctimas que hace un año y que en 2017 por estas fechas, pero lejos de las nueve muertes de 2016.

Publicidad

Publicidad