Sáez Aguado garantiza la «intensidad y calidad» de la atención sanitaria en León

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, y la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco
El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, y la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco

Misma «intensidad y calidad». Ese es el compromiso que trasladó el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, al equipo de gobierno de la Diputación de León, encabezado por su presidenta Isabel Carrasco. Tras mantener un encuentro Sáez Aguado defendió que la reordenación sanitaria en la provincia no perjudicará al medio rural.

Asimismo, destacó que la medida mantendrá abiertos todos los consultorios locales, equilibrará la carga de trabajo de los médicos y permitirá la incorporación de nueve profesionales.

El responsable regional de la cartera de Sanidad indicó que Valencia de Don Juan, Sahagún, La Magdalena, Riaño, Cistierna, Boñar y Valderas son las zonas en las que se rebajará el número de médicos que prestan servicio mientras casi una veintena se incorporarán a otros destinos, principalmente en entornos urbanos en los que la carga asistencial es mayor. Actualmente, en la provincia leonesa, el médico que menos tarjetas tiene asignadas cuenta con 104 en el Área de León y 137 en la del Bierzo y en el lado contrario se sitúa el que atiende 1.916 tarjetas en León y 2.073 en la comarca berciana.

«Mejoramos la atención a las poblaciones urbanas porque con carácter general se reducen los cupos medios, que oscilan entre 1.500 y 1.600 tarjetas por médico, y pasarán a 1.400 o 1.300 y equilibramos esa carga», dijo. Sáez Aguado añadió que, en cualquier caso, el reparto no es homogéneo «porque atendemos a las peculiaridades del mundo rural», de forma que un médico de la capital tendrá asignadas en torno a 1.400 tarjetas mientras los cinco que quedarán en la zona de Riaño -la de mayor dispersión poblacional- tendrán 1.422 tarjetas en total.

«Ese es el compromiso que tenemos con el medio rural, que después de 25 años tenemos que renovar, y vamos a garantizar las consultas de los locales, con la periodicidad que se viene produciendo. Cambiarán algunos horarios, generará alguna molestia pero tenemos el compromiso de mejora de la Atención Primaria y de mantenimiento de los pueblos», concluyó el consejero.

Por su parte, Isabel Carrasco se mostró satisfecha de que los cambios no provoquen el cierre de ningún consultorio local.