Actualidad

Aragonès: “El estado de las autonomías ha muerto y la independencia es irreversible”

El conseller de Economía de Cataluña asegura que a los independentistas les avalan “millones de catalanes, descarta convocar elecciones, carga contra el electoralismo de Pedro Sánchez y niega que el secesionismo sea negativo para la economía catalana

El conseller de Economía de Cataluña asegura que a los independentistas les avalan “millones de catalanes, descarta convocar elecciones, carga contra el electoralismo de Pedro Sánchez y niega que el secesionismo sea negativo para la economía catalana

Publicidad

Enorme expectación había levantado la conferencia del conseller de Economía y Hacienda de la Generalitat de Cataluña y coordinador nacional de ERC, Pere Aragonés, en los desayunos informativos de Europa Press. Y no defraudó a nadie. Desde el primer momento se mostró suave en las formas pero contundente en sus afirmaciones. La primera de ellas que, “en momentos difíciles hay que tomar decisiones importantes. La responsabilidad de los políticos es solucionar los problemas que tenemos sobre la mesa y quién no vea que Cataluña es un problema, se equivoca”.

El conseller cargó inmisericorde contra los partidos políticos constitucionalistas en general y contra Pedro Sánchez en particular, al que culpó, directamente, del “bloqueo permanente a la negociación con Cataluña, que lo único que ha conseguido es aumentar los votos independentistas. Ignorar un problema no lo soluciona. Lo que tenemos en Cataluña no es un problema entre catalanes, sino un problema político con el Estado que hay que solucionar”.

Y en ese momento jugó con la habitual ambivalencia secesionista y mientras por un lado abría la puerta a la negociación, porque “desde la Generalitat proponemos una mesa de diálogo sin condiciones previas, sin vetos y con garantías de cumplimiento. Porque no hace falta saltarse la ley. El ordenamiento jurídico ofrece caminos para resolver la cuestión políticamente”, por otro aseguraba que “el camino hacia la independencia es irreversible".

Se mostró especialmente agrio con el presidente en funciones, Pedro Sánchez, al que afeó su “tacticismo permanente” y al que acusó “de buscar más los votos” que una solución al conflicto catalán y de equivocarse al valorar la sentencia del Tribunal Supremo como el “fracaso político del independentismo”, porque “a nosotros sólo nos pueden derrotar las urnas, no nos puede derrotar una sentencia, porque el independentismo va a ganar las elecciones en Cataluña”.

Publicidad

Aragonés reivindicó también la amnistía y el derecho a la autodeterminación, además de “certificar que el Estado de las autonomías está muerto” y, por ello, pidió a los españoles que entendieran que para "millones de catalanes el camino de la independencia es la única solución. Un camino democrático, cívico y pacífico, pero irreversible”, insistió.

Nadó entre dos aguas y no se mostró tan claro cuando se refirió a la actuación de los Mossos de Squadra durante los disturbios de la semana pasada. No quiso comentar la postura del presidente de la Generalitat, Quim Torra, que pidió en el Parlament una investigación entre la policía autonómica para depurar responsabilidades de una supuesta violencia policial. Tampoco atacar directamente a este cuerpo, limitándose a declarar que “todos los abusos, de todas las partes, se tienen que aclarar y deben ser investigados”.

Publicidad

En los compases finales de su intervención, el conseller de Economía volvió a la carga contra Pedro Sánchez, al que acusó de fomentar “el bloqueo político. Hay empezar a dar pasos de verdad, porque el conflicto corre el riesgo de enquistarse y los independentistas no vamos a desaparecer”. De hecho, advirtió de que el problema no es de orden público, ni de convivencia entre catalanes. “Sánchez se equivoca de nuevo cuando dice que Cataluña no es un solo pueblo”.

Defendió, “sin lugar a dudas”, la política económica del Gobierno catalán y negó que el independentismo haya maltratado la economía catalana, achacando la bajada de los indicadores económicos a la ralentización de la economía global. “El PIB de Cataluña crece por encima de la media estatal; el paro está 11,5%, por debajo de la media; las exportaciones baten récords; la renta mayor crece un 5,2% interanual y el déficit se ha reducido en 3.300 millones”. Lo que no quiso reflejar es que la caída de todos esos indicadores duplican los del resto de España.

Respecto a los posibles contactos mantenidos durante estos días con el Gobierno en funciones, el vicepresidente dijo que se habían limitado a dos conversaciones con la vicepresidenta Carmen Calvo para tratar temas de seguridad por los incidentes violentos y para transmitirle la necesidad de abrir nuevas vías de negociación, que deberían ser “al más alto nivel”, pese al resquemor evidente -como reconoció el propio Aragonés- que existe en la actualidad entre ambos dirigentes -Sánchez y Torra-. “Al presidente de Cataluña no lo eligen en Madrid y es nuestro representante. El diálogo es un deber y una obligación de quienes estamos implicados. Sentémonos y hablemos es lo que pide la gente en Cataluña y el sentido común”, recalcó.

Para finalizar descartó que la Generalitat esté pensando en convocar elecciones. “Todavía tenemos margen para aprobar los presupuestos”.