Barcelona, al frente de la lucha en favor de los refugiados

La ciudad reivindica los derechos de estas personas con motivo de su día mundial.

Varios miles de personas se manifestaron ayer por el centro de Barcelona bajo el lema "Obriu fronteres, volem acollir".
Varios miles de personas se manifestaron ayer por el centro de Barcelona bajo el lema "Obriu fronteres, volem acollir".

La ciudad reivindica los derechos de estas personas con motivo de su día mundial.

Bajo el lema «Abrid Fronteras, queremos acoger» miles de ciudadanos participaron ayer en Barcelona en la manifestación convocada por un centenar de entidades catalanas con Motivo del Día Mundial de Refugiado. La marcha, que formaba parte de las movilizaciones convocadas en varias ciudades españolas para denunciar la irresponsabilidad , negligencia y hostilidad del Estado español y de la UE ante los refugiados y exigir un cambio de actitud en este sentido, arrancó en plaza Universidad y recorrió varias calles y puntos simbólicos de la ciudad.

Por su parte, el Ayuntamiento de Barcelona ha programado para hoy dos grandes eventos con motivo del Día Mundial del Refugiado. En esta ocasión, al tradicional acto institucional organizado por el consistorio y presidido por la alcaldesa Ada Colau, con la presencia también de la consellera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat, Dolors Bassa, que tendrá lugar hoy a las 17 horas en el Saló de Cent, se ha añadido una muestra de entidades del Tercer Sector que desarrollan su labor en el ámbito del asilo y el refugiado, la cual se puede visitar a partir de las 12 horas en la plaza de la Catedral, donde por la tarde se llevarán a acabo actividades y talleres infantiles. La muestra culminará con la lectura de un manifiesto por parte del activista Arcadi Oliveres.

El principal objetivo de esta jornada organizada por el Ayuntamiento barcelonés con la colaboración de la Generalitat es denunciar la situación que viven miles de personas que se han visto obligadas a huir de sus países, así como sensibilizar a la población al respecto. Y es que desde hace ya meses, el consistorio se ha mostrado muy implicado en la atención del refugiado, así como muy crítico con el Estado por su incumplimiento con los compromisos alcanzados por los estados europeos de acogida del flujo de refugiados que están

viviendo en Europa.

En este sentido, España se comprometió a reubicar a 17.337 personas antes del mes de septiembre de 2017 y en los últimos ocho meses sólo han llegado 124 refugiados a territorio español, todos ellos procedentes de Grecia e Italia, mientras que para antes de final de mes, el gobierno español prevé la llegada de otras 586 personas más.

De hecho, el Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, anunció recientemente que en los próximos días llegarán a España 418 refugiados más procedentes de Turquía, Grecia, Italia y el Líbano, algunos de los cuales serán reubicados en Cataluña, donde por ahora sólo han llegado 23.

Pero independientemente de la actitud estatal respecto al cumplimiento de los compromisos contraídos a nivel europeo en materia de refugiados, lo cierto es que en Barcelona se ha producido un crecimiento del 36% en el número de personas solicitantes de asilo que están llegando por su cuenta y, consecuentemente, el servicio municipal de atención al refugiado ha experimentado un crecimiento significativo en los últimos meses.

Según los datos del Servicio de Atención de Inmigrantes, Emigrantes y Refugiados (SAIER) del Ayuntamiento, el 12% de sus usuarios son personas solicitantes de protección internacional y este porcentaje va al alza. Así, en 2015 este servicio atendió a 1374 personas y en el primer semestre de 2016 ya ha atendido a 950. Especialmente significativo es el aumento de solicitantes de refugio ucranianos (153,1%), puesto que si en 2014 eran 258 personas, al año siguiente fueron 653; mientras que se ha producido un descenso del número de solicitantes sirios (-8,9%), que han pasado de 135 a 123 en 2015. En cuanto al perfil de estas personas, en un 59% de los casos de trata de hombres; la mayoría, un 54%, son adultos jóvenes de entre 18 y 35 años, mientras que un 18% son menores de edad; y respecto al nivel de estudios, un 29% de los solicitantes de asilo que ha acudido al SAIER tienen estudios universitarios.

Barcelona duplica esfuerzos

Ante esta situación, el Ayuntamiento ha apostado por invertir recursos en multiplicar sus servicios de atención al refugiado y en este sentido, a principios de año, puso en marcha del plan ‘Barcelona Ciudad Refugio’, que ofrece una atención integral a esas personas que han sido excluidas del programa de atención estatal o tras el cual siguen sin poder ser autónomas, así como 27 plazas de alojamiento, de las cuales a día de hoy hay 17 ocupadas y la previsión es que éstas den servicio al año a unas 50 personas. Además, el Consistorio invirtió en 2015 500.000 euros en facilitar alojamiento temporal de emergencia en hostales y pensiones para aquellos casos vulnerables que no son integrados en el programa estatal, lo que en el mes de septiembre permitió alojar a 66 personas simultáneamente.