BCN World amenaza con irse a Madrid si no se rebaja la fiscalidad a los casinos

El grupo Veremonte, controlado por Enrique Bañuelos (en el centro de la imagen) ha mantenido varias reuniones con el Govern. Arriba, los terrenos de Salou.
El grupo Veremonte, controlado por Enrique Bañuelos (en el centro de la imagen) ha mantenido varias reuniones con el Govern. Arriba, los terrenos de Salou.

Los múltiples esfuerzos que hizo Artur Mas para instalar Eurovegas en Cataluña no sirvieron de nada porque Sheldon Adelson dijo que llevaría su multimillonaria inversión a Madrid. En realidad los esfuerzos de la comunidad madrileña también fueron en balde porque Adelson se lo pensó dos veces y acabó desistiendo de invertir en España. Pero Mas guardaba un as bajo la manga, el proyecto BCN World, que ahora también amenaza con renunciar a Cataluña.

El consejero-delegado de Veremonte, Xavier Adserà, lo expresó con claridad ayer durante una comparecencia en el Parlament. Si Cataluña no aprueba la reforma para rebajar la fiscalidad del juego del 55 por ciento al 10 por ciento BCN World no se hará en Salou, al lado de los terrenos de Port Aventura, y el proyecto se hará en otro sitio de España, donde la rebaja fiscal está hecha, en una clara alusión a Madrid.

La Generalitat, que ha mantenido largas conversaciones con el grupo Veremonte, reaccionó de inmediato con el objetivo de tranquilizar a los inversores y alentó al Parlament a complacer sus exigencias. «No situaría la expresión amenazas, pero sí diría que en el mundo global las oportunidades se aprovechan o pasan de largo», dijo el portavoz del Govern, Francesc Homs.

ERC quiere más información

El problema es que para aprobar la rebaja fiscal en el Parlament, CiU necesita apoyos y no tiene ninguno garantizado, puesto que ni ERC ni PP han definido su posición y son los únicos que podrían permitir que la reforma saliera adelante, ya que el resto de grupos se opone. Oriol Junqueras subrayó que su partido se opone al juego como motor de la economía, pero el diputado de ERC Pere Aragonés matizó que antes de decidir desean más información.

Veremonte, la sociedad inversora liderada por el empresario valenciano Enrique Bañuelos, y La Caixa son los impulsores de BCN World, un macroproyecto que integrarán seis complejos turísticos inspirándose en Europa, Estados Unidos, China, Brasil, Rusia e India. Su construcción todavía no se ha puesto en marcha, ya que la citada rebaja fiscal no se ha aprobado y para Veremonte es imprescindible. ICV trató de tumbar esta medida mediante una moción, pero no lo logró puesto que CiU votó en contra y, además, se apoyó en la abstención de ERC, PSC y PP. «No se trata de si nos gusta o no el juego. Se trata de ser competitivos», defendió en su día el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell.

Ahora BCN World amenaza con descarrilar pese a que los inversores habían puesto incluso fecha al inicio de los trabajos de construcción. Debía ser este primer trimestre de 2014 y alargarse durante 36 meses, aunque se preveía que una parte del centro que albergará casinos, centros de convenciones, teatros, hoteles y restaurantes, entre otros establecimientos, no abriría sus puertas hasta el verano de 2016.

Las cifras de la inversión son imponentes,ya que sólo la construcción del complejo debe dar empleo a unas 17.000 personas (7.000 de los puestos son indirectos). Posteriormente, según los cálculos de BCN World, el complejo de ocio y juego creará unos 40.000 puestos de empleo (20.000 directos y 20.000 indirectos) cuando esté a pleno rendimiento. Su objetivo es atraer a unos 10 millones de visitantes al año con el gancho de un resort integrado único en Europa.