Cataluña

Blanca, radiante y liberada: La revolución femenina llega a la Valmont Barcelona Bridal Fashion Week

Barcelona se afianza como capital de la moda nupcial. El 23 de abril arranca la edición más internacional de la VBBFW donde desfilarán 900 vestidos de novia.

La cuarta ola feminista revoluciona también la moda nupcial. Los vestidos

Publicidad

La modelo que anuncia la semana de la moda de Barcelona, rebautizada tras la alianza con la empresa suiza de cosmética de lujo Valmont como “Valmont Barcelona Bridal Fashion Week (VBBFW 2019)”, no luce blanca y radiante, como “la novia” del cantante chileno Antonio Prieto. (Por cierto, una canción a la que la Radio Popular de la dictadura franquista borró una estrofa que consideraba pecaminosa, aquella que decía que la novia “mentirá también al decir que sí / y yo sé que olvidar nunca podría / que era yo, aquel a quien quería”). La modelo que anuncia que la VBBFW 2019 arranca el 23 de abril, luce un collar-armadura con cuentas de plata, oro y diamantes, y tiene en sus manos una espada sobre la que se lee el lema de esta edición: “Conquista lo extraodinario”. A una semana de arrancar la última temporada de Juegos de Trono, es casi imposible mirarla y no pensar en Missandei de Nath, la fiel compañera de Daenerys de la Tormenta, la esclava convertida en doncella, que habla idiomas y sabe defenderse sola. Tienen la misma piel bruna y unos ojos negros que miran con seguridad. Es la imagen de una mujer empoderada, que ha cambiado el papel de “la novia” de la canción por el de protagonista de la cuarta revolución femenina, una ciudadana con derechos que tienen que respetarse y garantizarse.

Es el tercer año ya que en el cartel que anuncia la semana de la moda nupcial no aparece una novia vestida de blanco. “Queremos dejar que la mujer elija entre las propuestas que le vamos a presentar”, afirmó ayer Estermaría Laruccia, directora del evento en la presentación de la VBBW 2019, que esta edición “se consolida como referente mundial”. Y no es un decir, las cifras lo confirman. Tras cinco años de crecimiento sostenido, la VBBFW vuelve a incrementar un 13% el número de marcas que participan y bate un nuevo récord. En la pasarela, que se celebrará entre el 23 y 26 de abril, desfilarán 35 firmas, las mujeres que están pensado en casarse tendrán 900 vestidos para elegir. Y en el trade fair, donde se cuece el negocio, que tendrá lugar entre el 26 y 28 de abril, habrá más de 429 marcas, un 74% internacionales, de hasta 34 países, y se expondrán más de 28.000 vestidos de novia, novio y fiesta. “La VBBFW es un catalizador de tendencias, una fusión entre tradición e innovación, donde los protagonistas de la industria internacional se encuentran para mostrar, vender, comprar, y sobre todo, para explicar la moda que llegará en los próximos meses”, constató Laruccia. Los organizadores del evento son muy recelosos a la hora de explicar qué se verá sobre la pasarela, pero sí avanzaron que la tendencia es fusionar tradición e innovación. Que se verán vestidos arquitectónicos, como el que Marta Ortega, la heredera de Zara, vistió en su enlace, y trajes de princesa. “La mujer que se casa, se casa decidida”, argumenta Laruccia, y “busca un estilo personal, sensual y liberado”.

El profesor de IESE, José Luis Nueno, en su último estudio “Novias Millenials y Generación Z: el sector de la moda nupcial en 2020”, dibuja a la joven que hoy se casa como una mujer independiente, de 34 años de media, que prefiere seguir luciendo blanca y radiante, aunque es ella y no la familia quien elige el vestido, y le gusta vivir este proceso como una experiencia en la que ella es la protagonista.

Dice que así como los novios encuentran su traje en tiendas como Zara, las novias siguen prefiriendo un vestido elaborado y personalizado. La sueca H&M no ha triunfado con sus colecciones nupciales y los trajes de segunda mano, “low cost” o la venta on line, que no supera el 6%, no acaba de despegar.

Publicidad

Nueno aplaude la capacidad de la moda nupcial española y del salón de haber hecho de la necesidad virtud en tiempos de crisis y haber internacionalizado su mercado. El sector nupcial facturó en 2018 1.305 millones de euros en España, 105 millones más que en 2016. Cuenta con una red de 730 compañías, sobre todo, talleres artesanales, y da empleo a más de 13.400 personas. Es el único país occidental que tiene una producción superior a la demanda interna, el segundo país que más exporta vestidos de novia por detrás de China. Exporta el 74% de su producción, sobre todo, a los Estados Unidos, Europa del Este y China, porque aunque en el gigante asiático también baja el interés por casarse, en 2018 registró 11,5 enlaces, el dinero que una pareja se puede llegar a gastar en una boda de estilo occidental “es delirante”, constata Nueno. Las bodas han caído en Francia e Italia, el tradicional cliente de la moda nupcial española, por eso profesor llama a vender a Oriente Medio y Latinoamérica.

Prueba de que la moda nupcial española es un referente mundial es que la marca estadounidense Marchesa desfilará en la gran noche de la VBBFW 2019. También debutarán en el evento, The Atelier, firma de Malasia que cuenta con el zapatero Jimmy Choo, y Zac Posen, el diseñador americano protagonista del programa de televisión “Project Runaway”.

Publicidad