Chantaje independentista: o hay consulta, o boicot a Madrid 2020

Los organizadores abren la puerta a CiU y a ERC a suscribir el manifiesto que enviarán al COI
Los organizadores abren la puerta a CiU y a ERC a suscribir el manifiesto que enviarán al COI

Explica un buen conocedor de los entresijos para elegir la sede de unos Juegos Olímpicos que aventurar la ganadora es casi más complicado que augurar qué cardenal saldrá papa de un cónclave vaticano. Madrid parte de una buena posición respecto a Tokio y Estambul de cara a la cita del 7 de septiembre, cuando el COI decidirá que ciudad organiza los Juegos de 2020. Obtuvo la mejor nota en la presentación de hace quince días. Mariano Rajoy dijo entonces que «haremos cuanto podamos para convencer al COI» en esta recta final. Pero con lo que no contaba el presidente del Gobierno es que un grupo de independentistas amenazan con boicotear sus esfuerzos. La única forma que tiene de evitarlo es permitir a Cataluña celebrar una consulta soberanista.

Las organizaciones independentistas, que ayer presentaron la campaña «Si no hay Cataluña 2014, no puede haber Madrid 2020», no se andan con chiquitas. Han redactado un manifiesto en el que defienden con contundencia que «el COI no puede aceptar Madrid 2020, si España no acepta 2014». Y lo han colgado ya en la plataforma social «change.org», desde donde se invita a firmarlo y enviarlo al presidente del COI, Jacques Rogge.

Uno de los portavoces, Santiago Espot, presidente de Cataluña Acció, conocido por delatar a los comercios que no rotulan en catalán, lo dejó claro: «Si el Gobierno sigue negándonos la posibilidad de votar, nosotros haremos lo que haga falta para que la sede olímpica de 2020 no sea la capital de un Estado que está en contra de la legitimidad democrática de los catalanes».

El principal argumento que presentarán al COI para boicotear la candidatura de Madrid es que «un Estado que niega los derechos democráticos de una parte importante de sus ciudadanos y los amenaza con el uso de la fuerza, no puede acoger un evento de fraternidad universal como unos Juegos Olímpicos». Aunque los promotores admiten que es una acción políticamente incorrecta, defienden que «estamos haciendo lo mismo que hicieron los Estados Unidos con Moscú 1980».

En un claro intento de intimidar al Gobierno, Espot presumió de tener «contactos internacionales en el COI». Los organizadores, entre los que también se encuentran Ara o mai!, la Fundació President Macià, la Plataforma pel Dret a Decidir o Transversàlia, que suscribe el pacto nacional del derecho a decidir liderado por Artur Mas, no trasladarán en persona el documento a ningún político, pero abren la puerta a CiU y a ERC a suscribir el manifiesto. Aunque Espot llamó «inmaduros» a los políticos que pretenden la independencia sin ir contra España, alegó que su chantaje no se aleja de la propuesta de CiU de apoyar una moción de censura a Rajoy a cambio de apoyos a la consulta. Tras lo dicho, aún defendieron que su iniciativa es positiva porque propone acabar con el debate soberanista en las urnas.