Colau denuncia que Barcelona Regional contrató a alcaldes ajenos a la agencia

La alcaldesa asegura que la agencia municipal contrató a «personas conocidas» que no ejercían ningún tipo de trabajo durante la concejalía de Vives

Ada Colau explicó ayer su intención de destapar todo el entramado de corrupción en la agencia Barcelona Regional
Ada Colau explicó ayer su intención de destapar todo el entramado de corrupción en la agencia Barcelona Regional

Después de que la Fiscalía levantase la liebre escondida en la agencia Barcelona Regional (BR) al abrir diligencias en julio por la supuesta adjudicación irregular de dos contratos, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se ha propuesto «abrir las puertas y ventanas» de esta entidad participada mayoritariamente por el Consistorio, dedicada al estudio, planificación y ejecución de infraestructuras.

El martes, el teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, anunció que la investigación puesta en marcha por el ejecutivo municipal halló actuaciones fraudulentas en la contratación del personal; la contratación de empresas y servicios; así como en la actividad internacional de BR al menos durante el mandato de Antoni Vives, concejal de Habitat Urbano en la anterior legislatura y entonces máximo responsable de esta agencia. Y adelantó, que toda la información al respecto ya está en manos del juez, por lo que se podrían derivar actuaciones penales. Pero se negó a dar más nombres que el de Pere Pujol, el cuarto hijo del matrimonio Pujol-Ferrusola, quien podría haberse beneficiado a través de su empresa Entorn de la adjudicación de cuatro contratos por valor de 140.870 euros sin cumplir con el pliego de condiciones.

Ayer, la alcaldesa de Barcelona tiró un poco más de la manta sin llegar a destapar por completo las «vergüenzas». En una entrevista a Catalunya Radio, Colau explicó que el informe interno que maneja el Ayuntamiento ha encontrado contratos presuntamente fraudulentos a personas que nunca llegaron a trabajar para la entidad por importes de hasta 50.000 euros, entre los que se encuentran nombres de «alcaldes y personas conocidas». Personas «que ni pisaron Barcelona Regional ni tenían nada que ver con ella», agregó.

Ayer «El Periódico» avanzó varios nombres: el de Antoni Miquel «Leslie», vocalista de «Los Sírex» y ex concejal de CiU; y Jesús Arévalo, ex alcalde democristiano del municipio de Cervelló. Según sus informaciones, ambos habrían sido contratados por BR sin tener experiencia conocida en el planeamiento urbanístico. También saltó a la palestra el sobrino del ex «president» Pujol, Marc Escudé Ferrusola, a cuya empresa Antoni Vives adjudicó nada menos que 20 contratos en tan sólo dos años por 286.000 euros.

Ahora que la gestión del exconsejal de Urbanismo está bajo la lupa, su renuncia al acta de diputado dos meses después de que la Fiscalía abriese diligencias contra Barcelona Regional, ha sembrado la sombra de la sospecha. A pesar de las coincidencias, el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello renunció a «hacer juicios de valor» al preguntársele sobre esta cuestión.

En sus declaraciones a la radio pública catalana, la alcaldesa mostró su sorpresa porque «todo el mundo» en BR conocía las irregularidades. Excepto, al parecer, Xavier Trias. Colau explicó que informó al exalcalde que le estaban llegando noticias preocupantes relacionadas con la anterior concejalía de Habitat Urbano, a lo que Trias respondió «que estaba muy tranquilo» y que «había un intento de desprestigar el trabajo realizado por el anterior gobierno municipal».

Por su parte, ERC, PSC y C’s pidieron máxima transparencia y «llegar al fondo» en las investigaciones» . El grupo municipal del PP, por su parte, pedirá hoy en el pleno municipal que no sólo se investigue el entramado de Barcelona Regional en los últimos cuatro años, sino que se extiendan las pesquisas también a los tiempos del Tripartito, cuando «ya existía opacidad en BR».