Colau y Trias pactan un plan de choque contra los narcopisos en el Raval

El Ayuntamiento triplicará, hasta los cinco millones, el presupuesto contra el narcotráfico en el barrio.

El Ayuntamiento triplicará, hasta los cinco millones, el presupuesto contra el narcotráfico en el barrio.

La alcaldesa, Ada Colau, y el líder municipal del PDeCat, Xavier Trias, pactaron ayer ampliar el plan de choque contra los narcopisos del Raval con una aportación extra los meses de verano de unos cinco millones de euros. La dotación, así pues, incluye un refuerzo de la Guardia Urbana, más inspectores para detectar pisos vacíos y más atención social. Colau y Trias escenificaron el acuerdo en una reunión minutos antes de que comenzara el pleno municipal.

Xavier Trias recordó que en el último pleno, en el que se reprobó la alcaldesa por narcopisos, ya tendió la mano para un eventual acuerdo. «Es una buena propuesta para poner orden y luchar contra una situación anómala en el Raval», valoró Trias. La alcaldesa agradeció el apoyo del PDeCat por no convertir el narcotráfico en una «batalla política». Trias añadió que cuando se está en la oposición «da más rédito electoral el golpe de castaña y adelante», pero su grupo prefiere «cuando conviene, extender la mano y si nos aceptan el ruego vamos a por todas». BComú, PDeCat, ERC y el concejal no adscrito Gerard Ardanuy votaron a favor, Cs, PSC y PP se abstuvieron, mientras que la CUP votó en contra por no negociar el plan con todos los grupos de la oposición.

Así las cosas, de cara a los meses de verano, se reforzará la prevención en el espacio público con diez auxiliares y doce técnicos de intervención social. También se añadirán personal para intervenir en escaleras de vecinos, además de la mediación intercultural. Esta medida tiene un presupuesto de 1,4 millones de euros. Para combatir, concretamente, la venta de drogas, habrá 23 educadores de salud en el distrito y se reforzará la presencia policial con dos patrullas extras de la Guardia Urbana. También se reforzará la limpieza «en las zonas más sensibles».

En el debate en el pleno, Alberto Fernández (PP) señaló que la propuesta es «corta y precipitada». El líder socialista, Jaume Collboni, acusó Colau de hacer «un brindis al sol» con una plan que «no dice nada».Carina Mejías (Cs) reprochó a la alcaldesa falta de información a los grupos y ha asegurado que no se ha hablado con los vecinos. El líder municipal de ERC, Alfred Bosch, celebró el pacto pero lamentó que el gobierno haya tardado tres años para afrontar «un problema grave de la ciudad». En su turno, Maria Rovira, de la CUP ha criticado el «cinismo» que a su juicio muestran todos los partidos que «denuncian una situación pero no quieren renunciar a los privilegios y a lo que han defendido cuando se va a la raíz del conflicto».