Confían que la limpieza de 38 torres de refrigeración ataje brote legionela

La Agencia de Salud Pública de Cataluña confía que la desinfección de 38 torres de refrigeración en la zona sospechosa del origen del brote de legionela en Sabadell (Barcelona), que ha causado la muerte de dos personas y la hospitalización de otras 21, ataje los contagios.

El Hospital Parc Taulí de Sabadell ha diagnosticado esta mañana un nuevo caso, con lo que se han elevado a 23 las personas afectadas por este brote, uno de los más graves de los últimos años, con dos personas, que padecían patologías previas, fallecidas y 18 hospitalizadas aún -tres ya han sido dadas de alta-.

El secretario de Salud Pública de la Generalitat, Antoni Mateu, ha comparecido hoy en rueda de prensa, pero ha eludido concretar la zona donde sospechan que se encuentra el foco de este brote de legionela, aunque ha apuntado a alguna torre de refrigeración.

Por ello, ayer fueron desinfectadas 21 instalaciones que contienen 38 torres de refrigeración.

Mateu ha negado que haya un tercer muerto por este brote, como habían anunciado ayer varios medios, aunque ha reconocido que antes del verano hubo otro brote en la misma ciudad, que ya fue aislado y no tiene nada que ver con el actual, en el que falleció una persona.

A día de hoy, de los 23 afectados dos han fallecido y tres ya han sido dados de alta, mientras que 18 permanecen ingresados, y dos de estos pueden ser dados de alta en las próximas 24 horas.

La media de edad de los afectados es de 76 años, con edades comprendidas entre los 45 y los 94 años, y todos iniciaron sus síntomas de pulmonía entre el 5 y el 15 de septiembre.

Los fallecidos, ha insistido Mateu, tenían "patologías de base importantes", como insuficiencia respiratoria o cardíaca, procesos cancerígenos, obesidad o tabaquismo, que agudizaron la infección.

Sobre la zona concreta donde se sospecha que está el origen del brote, Mateu ha dicho: "No haremos ni un comentario respecto de la zona porque desde Salud Pública no podemos generar alarmismo".

Mateu ha explicado que "el goteo"de infectados puede continuar hasta que no pasen 10 días desde el final de la desinfección de las torres de refrigeración sospechosas.

Por su parte, la compañía Aguas de Sabadell ha garantizado hoy que su sistema de abastecimiento de agua cumple con todos los requisitos en cuanto a los niveles de calidad y de salubridad.

El alcalde de Sabadell, Joan Carles Sánchez, ha asegurado que la situación en la ciudad "está ahora bajo control, que haya absoluta tranquilidad porque los protocolos de Salud funcionan correctamente, y el Ayuntamiento colabora con ellos".

Sánchez destaca la capacidad de respuesta, de organización y coordinación con el Departamento de Salud de la Generalitat para, entre otros aspectos, determinar los puntos de trabajo donde se encontraban las torres de refrigeración sospechosas.

El alcalde ha trasladado el pésame a las personas que han perecido fruto de este brote y ha deseado una pronta recuperación para el resto de enfermos.

La presidenta de la Asociación Defensor del Paciente, Carmen Flores, ha pedido al fiscal jefe de Cataluña, José María Romero de Tejada, que abra una investigación sobre el brote de legionela porque ha insinuado que podría estar originado por el recorte de recursos para hacer la limpieza del posible foco de infección.

Cataluña registró el año pasado 13 brotes de legionella, que derivaron en 55 casos, 40 hospitalizaciones y una muerte, mientras que en 2012 se detectaron 14 brotes, 68 casos, 53 hospitalizaciones y cuatro defunciones.

La última vez que un brote produjo dos o más muertes ocurrió en 2005 en Vic (Barcelona), donde fallecieron tres de los 55 casos detectados.

Desde 2004, la legislación catalana obliga a las empresas a realizar un mantenimiento anual de las torres de refrigeración y de las demás instalaciones "de alto riesgo"para los brotes de legionella a través de empresas externas homologadas.