Cortos y gratuitos

La animación será uno de los protagonistas del festival
La animación será uno de los protagonistas del festival

Entre las 1001 cosas que es necesario reivindicar en estos tiempos convulsos, el cortometraje figura sin duda alto en la lista. Puede que sea una forma artística modesta, de pequeño formato y que muchos menosprecian como un simple ejercicio de estilo antes de atreverse a filmar un largo, pero, en serio, cuando uno tropieza con una de estas obras maestras, el efecto es tan brutal como una sacudida eléctrica. Desde el sector se ha proclamado el 21 de diciembre como el día mundial del corto y esta genial idea se merecía una fiesta a su altura. Por eso, bajo el lema «El dia mes curt», Barcelona y otras poblaciones catalanas se llenarán hoy de salas de proyecciones para que los curiosos puedan ver en pantalla grandes y de forma gratuita las últimas maravillas del género.

Más de 300 películas

La iniciativa, que ya ha triunfado en otros países como Francia, arranca este año con una gran ambición que incluye más de una veintena de espacios dedicados al corto. En el CCCB, el Arts Santa Mónica, 18 bibliotecas provinciales, la Filmoteca, Casa Elizalde, el Fnac o la sede de la SGAE se proyectarán durante el día de hoy más de 300 cortos. «El cortometraje es la esencia del cine y el origen de todo el arte audiovisual. Queríamos organizar una jornada festiva, un día reivindicativo, que acerque estas obras a la gente y empiecen a verlos como obras de arte en sí mismas, no meros ejercicios», afirma Agustí Argelich, organizador de este festival de festivales.

En las diferentes sesiones se podrá ver de todo, desde maravillas de la nueva animación a comedias desternillantes, documentales y grandes dramas que destapan pequeñas tragedias contemporáneas en apenas cinco minutos. Las películas son de 2012 y 2013 y surgen de los principales festivales dedicados al género. Porque en la variedad está el gusto y puede que uno no guste, que el siguiente no diga nada, pero el tercero, oh, el tercero siempre llega al corazón y su eco dura días. «Nuestro objetivo es llegar a un público mayoritario y que tanto el sector público como el privado empiecen a darse cuenta de la gran potencia tanto como arte como industria que tienen estos trabajos», asegura Argelich.

El Arts Santa Mónica acogerá a la 13.30 horas la lectura de un manifiesto a favor del corto que contará con directores, productores y festivales de cine, todos unidos para reclamar más visibilidad a estos trabajos. En Francia, por ejemplo, facturan 2,5 millones de euros al año. «Necesitamos que las televisiones dediquen más programas, que los cines vuelvan a pasar cortos antes de las películas, que incluso los vuelos tengan canales dedicados al corto», concluye Argelich.