El Don Juan número 2016

Julio Manrique se pone en la piel del mítico personaje en una versión moderna del clásico de Moliere

En la imagen, Julio Manrique

Julio Manrique se pone en la piel del mítico personaje en una versión moderna del clásico de Moliere dirigida por David Selvas y que ya ha agotado entradas en el TNC.

Desde que Tirso de Molina escribiese a principios del siglo XVII «El burlador de Sevilla o el convidado de piedra», la figura de Don Juan se ha metamorfoseado en manos de otros escritores más de 2.000 veces, de Lord Byron a Goldoni, Zorrilla, Alejandro Dumas, Gonzalo Torrente Ballester o Max Frrisch, entre otros. Uno de los más celebrados, sin duda, es el «Don Juan» de Molière, tildada en su época como auténtica apología del libertinaje, con un Don Juan tan seductor como blasfemo y valiente en su defensa de sus gustos y valores. ¿Queda lejos el siglo XVII? Por supuesto, ya nadie se bate en duelo y los pantalones oblongos ya no se llevan. Por eso, es necesario retocar al personaje un poco para que pueda ser entendido en toda su profundidad por el público de hoy día.

Ésto es lo que ha hecho David Selvas y su compañía La Brutal, coger el clásico de Goldoni y adaptarlo a los tiempos modernos. Porque en 2016 es necesario un nuevo Don Juan, que seduzca a nuestros contemporáneos como lo hacía a los suyos. «Los procesos de seducción del XVII se alejan mucho a cómo se liga hoy día, por eso hemos trabajado mucho en adaptar la pieza, dando mayor calado a las mujeres, cambiando la burla que hace Molière de los campesinos, que por serlo los tacha de estúpidos y dándole un giro nuevo al final, no castigándolo al infierno como en el original. Eso sí, quien venga verá a Molière. Es una adaptación, no una versión libre y conservamos más del 70 por ciento del texto original», comenta Selvas.

La Sala Petita del Teatre Nacional de Catalunya (TNC) acoge este nuevo montaje del 17 de marzo al 24 de abril, una aventura que se les ha quedado corta porque, a una semana del estreno, ya se han agotado todas las entradas de las 34 funciones programadas. «Dalí, que era un provocador, decía que cualquiera que coja el metro después de los 40 era un fracasado. Yo cogí el metro el otro día y a mi lado se sentaba una chica que, en su carpeta, había sustituido la fotografía de Brad Pitt por la de Julio Manrique mordiendo unas bragas», comenta Xavier Albertí, director del TNC, ante el éxito del montaje y de su imagen promocional.

Porque, claro está, Julio Manrique es aquí este moderno Don Juan, que vivirá sus peripecias en el hall de un hotel. «Es un seductor que pone su propio placer siempre en primer término, un auténtico yonqui del presente, que se rebela contra todas las convenciones e hipocresías a su alrededor y que ha decidido que la vida es divertida o simplemente no es», comenta el actor.

El elenco cuenta con ocho actores, de Manel Sans a Lluís Marco, Nausicaa Bonin o Anna Azcona, con una nueva traducción a cargo de Cristina Genebat, que a la vez hace de la pobre doña Elvira, la mujer ultrajada de Don Juan.