Política

El Govern exige a Moncloa un diálogo fiscalizado por «mediadores» independientes

Artadi y Aragonès viajan mañana a Madrid para verse con Carmen Calvo y preparar la próxima «minicumbre»

El Consell Executiu de ayer, liderado por el vicepresidente, Pere Aragonès, ya que Quim Torra se encuentra de viaje oficial en Estados Unidos
El Consell Executiu de ayer, liderado por el vicepresidente, Pere Aragonès, ya que Quim Torra se encuentra de viaje oficial en Estados Unidos

Artadi y Aragonès viajan mañana a Madrid para verse con Carmen Calvo y preparar la próxima «minicumbre».

La «operación diálogo» del Gobierno ha sobrevivido a múltiples ultimátums del independentismo y, a las puertas del juicio a los líderes del «procés», entra en una fase de gran fragilidad que puede acabar dinamitando todos los puentes. Antes, el Govern va a tratar de presionar a la Moncloa para obtener el máximo rédito posible en un contexto envenenado para Pedro Sánchez, ya que también se juega una votación de máximo calado como es el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) y precisa de los votos separatistas para que salga adelante: así, la última exigencia del gobierno catalán, verbalizada ayer por la portavoz Elsa Artadi aunque adelantada el lunes por Carles Puigdemont, es fijar una mesa de negociación política con «mediadores independientes», que fiscalicen y se impliquen en dar una solución política a la crisis catalana.

Artadi mañana viajará a Madrid junto al vicepresidente Pere Aragonès para verse con la «número dos» del Gobierno, Carmen Calvo, con el objetivo de preparar la próxima «minicumbre» entre Govern y Gobierno, donde hará este planteamiento, además de reclamar que el diálogo entre administraciones sea más fructífero y tenga establecido una periodicidad. La portavoz del Govern aseguró que esta fase de negociación debe ser «coherente» con el comunicado que sellaron Sánchez y Torra en la «minicumbre» del 20 de diciembre, y por tanto, trabajar para dar salida al conflicto político en Cataluña.

A pesar de que la portavoz recordó que la petición de incorporar mediadores no ha tenido nunca respuesta afirmativa por parte de los distintos gobiernos nacionales, precisó que el Govern se abre a que estos puedan tener el papel que el Gobierno considere oportuno –activo o pasivo– y aseguró que deben ser «reconocidos» por ambas partes para que «sean garantes de la verdad». La «minicumbre» que prepararán mañana se celebrará antes de que acabe el mes de enero y está previsto que participen minisros y consellers del mismo ramo, como ocurrió en la anterior en el Palau de Pedralbes, aunque no acudirán ni Sánchez ni Quim Torra, que tampoco mantendrán ningún vis a vis en enero, según precisó Artadi. De esta manera, con la petición del Govern de formalizar el diálogo entre la administración española y la catalana, se pondrá a prueba la capacidad del Gobierno para mantener su reto de normalizar las relaciones, teniendo puntos de partida diferentes: la Generalitat apuesta por la autodeterminación y la Moncloa por un nuevo Estatuto.