El cuerpo de Janet Jumillas presenta golpes en la cabeza y cortes en el cuello

Las primeras hipótesis de la investigación apuntan a un ajuste de cuentas por una deuda

Los Mossos d'Esquadra registran el descampado en el que se halló el cadáver
Los Mossos d'Esquadra registran el descampado en el que se halló el cadáver

El detenido tiró en un contenedor ocho días después de la desaparición unas gafas rotas de la víctima y dos mochos de fregona empapados en sangre

Fue al abogado de la familia de Janet Jumillas, Jorge Albertini, quien explicó que el cuerpo hallado el martes en un descampado de El Prat «se trata de ella en un 99,99 por ciento de posibilidades». El cadáver presentaba un fuerte golpe en la cabeza y cortes en el cuello. No obstante, al cierre de esta edición no estaba completamente confirmado que se trate de Jumillas, pese a la autopsia que se le realizó ayer.

Ya durante la tarde del martes, los Mossos d’Esquadra investigaban sí una mujer hallada muerta en un descampado de El Prat, cerca de una nave abandonada, podría tratarse de Jumillas, la vecina de Viladecans de 39 años, y que desapareció el pasado 13 de marzo. Desde ese momento, han sido muchas las conjeturas sobre este episodio, incluyendo detenciones. Una de ellas es la del principal sospechoso, Aitor García, que ya está en la cárcel.

Mientras los forenses certificaban la identidad del cuerpo hallado, a través de la correspondiente autopsia, si que se comprobó que la ropa hallada en el sitio, en la calle Major de El Prat, y que llevaba el cadáver, «tiene elementos» de coincidencia con los de Janet Jumillas. El cuerpo estaba en estado de descomposición, y de momento no se descarta ninguna hipótesis, incluyendo un ajuste de cuentas por un asunto de drogas.

El cuerpo fue localizado por dos operarios en un solar, y estaba oculto en un agujero de unos cuatro metros de profundidad y 30 metros de longitud. El descampado está bastante cerca del domicilio del otro detenido, que sigue en libertado con cargos.

Jumillas, madre de dos hijos, acudió el 13 de marzo a hacer una gestiones en la oficina de la Agencia Tributaria de Cornellà, y aparcó su vehículo cerca de ese lugar, situado a pocos metros del piso de Aitor García. Cuando salió del edificio, la mujer envió un mensaje de voz a su sobrino, explicándole que iba a Viladecans. Fue su última comunicación con el teléfono móvil.

Tras denunciarse la desaparición e iniciarse la investigación, los Mossos descubrieron que García, habitual del menudeo, se había comunicado con Jumillas en los días previos, por lo que fue citado en comisaría.

Ese mismo día, el posteriormente detenido fue observado por los agentes tirando en el interior de un contenedor de bolsas de basura en las que, una vez, recuperadas, se hallaron unas gafas rotas propiedad de Jumillas.