El PP pide a Duran que convenza a Mas de priorizar la financiación

Sánchez-Camacho celebra que el líder de Unió vaya en la «línea correcta» y concluye que es consciente del error de aprobar la declaración soberanista

Sánchez-Camacho, durante la conferencia de Prensa que protagonizó ayer
Sánchez-Camacho, durante la conferencia de Prensa que protagonizó ayer

¿Una financiación mejor o un Estado propio? Cada vez está más claro que los socios de Convergència i Unió escogerían de forma diferente ante una disyuntiva semejante. El líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, lo evidenció anteayer después de reclamar al Gobierno que haga una propuesta para mejorar la financiación de Cataluña. Esta reivindicación satisfizo a Alicia Sánchez-Camacho, que ayer celebró que Duran vaya «en la línea correcta». «Lo que tiene que hacer ahora es convencer al presidente de la Generalitat, Artur Mas, para que recupere el diálogo con el Gobierno», afirmó la presidenta del PP catalán.

Sánchez-Camacho siempre se ha mostrado dispuesta a mediar para entre el Gobierno y la Generalitat para que Cataluña obtenga un modelo de financiación «singular» y para encarrilar este asunto la dirigente popular exige a los nacionalistas que pongan fin al desafío independentista. «Duran es consciente de que se ha equivocado al votar su 13 diputados la declaración de soberanía del Parlament, cuando la prioridad es el modelo de financiación», subrayó.

Nada preocupa más a la presidenta del PP catalán que la situación económica, la cual no hace más que empeorar tal y como demuestra el crecimiento de las listas del paro. Según Sánchez-Camacho, será imposible levantar la cabeza mientras persista la alianza de Artur Mas y Oriol Junqueras. «La situación no podrá recuperarse mientras se mantenga el pacto de legislatura entre CiU y ERC», pronosticó.

Medidas como el restablecimiento del impuesto de Sucesiones –uno de los puntos que han pactado CiU y ERC– disgustan a la presidenta del PP catalán, que piensa oponerse a esta iniciativa por considerarla contraproducente.

Pero nada ve más perjudicial que seguir dando cuerda a la aventura soberanista, ya que considera que sus consecuencias son devastadoras. A su entender, temas como la declaración de soberanía (aprobada la pasada semana en el Parlament), sólo hacen que «espantar» a los inversores interesados en implantarse en Cataluña, así como generar inestabilidad. Por todo ello, reclamó una rectificación.