El PSC retoma el intento de moción de censura contra Albiol en Badalona

Los socialistas quieren que CiU e ICV aparquen sus diferencias y negocien

El pasado 7 de marzo comenzaron las negociaciones  para tumbar a Xavier García-Albiol como alcalde
El pasado 7 de marzo comenzaron las negociaciones para tumbar a Xavier García-Albiol como alcalde

Parecía que las aguas volvían a su cauce en Badalona tras el fracaso de la moción de censura que trató de urdir la oposición. Sin embargo, el líder del PSC en la localidad, Jordi Serra, pidió ayer a CiU e ICV que se sienten de nuevo en la mesa y retomen las negociaciones para diseñar un gobierno de unidad sin «vetos de carácter personal».

El pasado 7 de marzo, el convergente Ferran Falcó tanteó a PSC y CiU para desbancar al Xavier García Albiol (PP) con la condición de que ninguno de los cabezas de lista fuera alcalde. En su lugar propuso una especie de gobierno técnico hasta el final de la legislatura. Las conversaciones parecía que llegarían a buen puerto y que CiU estaba dispuesta a permitir que Jordi Serra (PSC) fuera alcalde. Sin embargo, la semana pasada los ecosocialistas se descolgaron con una nueva condición: vetaban la participación de Falcó en el gobierno municipal por su imputación en el caso Adigsa hace cinco años.

Gobernar la ciudad

García Albiol, por lo tanto, seguiría siendo alcalde con el inconveniente añadido de que difícilmente podrá contar con CiU para desencallar proyectos municipales tras lo sucedido, por lo que los dos años que restan de legislatura y la minoría de García-Albiol dejan a la ciudad en una situación complicada. CiU culpó a de haber liquidado la negociación con una nueva condición inasumible, lo que ponía de relieve, según la federación nacionalista, que los ecosocialistas no habían tenido nunca voluntad de llegar a un pacto. Sin embargo, ICV-EUiA mantiene su compromiso de presentar la moción de censura y remarca que siempre ha defendido que un imputado no puede formar parte de un gobierno.

Así las cosas, Serra apuntó ayer en su blog que Badalona «no se merece que convirtamos nuestras diferencias en un triste espectáculo público, no es el momento de reproches y acusaciones; todas las posiciones son dignas, las compartamos o no, y es necesario volver a trabajar para vencer las diferencias».

Según Serra, el PSC mantiene la apuesta inicial de un gobierno «sólido y formado por las tres fuerzas políticas (CiU, PSC e ICV)» que sea «transversal y nacido a partir de la confianza», por lo que «no puede tener ningún tipo de vetos de carácter personal: Badalona nos necesita a todos». Serra lamentó que un «obstáculo» haya dejado el objetivo de cambiar el gobierno de Badalona «más lejos de lo deseado», pero los socialistas «continuarán trabajando a fondo para que un nuevo gobierno de unidad sea posible cuanto antes mejor».

La imputación que divide a la oposición

La insinuación de comisiones ilegales por parte de CiU, el famoso 3 por ciento, por parte del ex president Pasqual Maragall tuvo poco recorrido judicial salvo el caso Adigsa. El fiscal no encontró pruebas de comisiones, pero sí vio indicios de malversación de fondos de la empresa pública e interpuso una querella. El concejal de Badalona, Ferran Falcó, fue imputado por ello y esta imputación ha dinamitado la moción de censura contra el alcalde Xavier García-Albiol. Falcó explicó al juez que, como presidente del consejo de administración de Adigsa, sabía que la empresa compraba y rehabilitaba viviendas, pero que no tenía en ningún caso un conocimiento detallado del proceso de reformas. Se declaró inocente y negó su participación en ninguna trama delicitiva.