El Supremo confirma la condena a Ausàs por contrabando de tabaco

Ratifica la sentencia de cuatro años de cárcel y una multa de 195.000 euros por el comercio ilícito de cigarros mientras fue conseller

El ex conseller Jordi Ausàs (ERC) en una imagen de archivo en el Parlament de Cataluña
El ex conseller Jordi Ausàs (ERC) en una imagen de archivo en el Parlament de Cataluña

El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado la condena a 4 años de cárcel para el exconseller de Gobernación de la Generalitat durante el tripartito Jordi Ausàs (ERC), por su «particular relevancia» en un grupo criminal que se dedicaba al contrabando de tabaco, incluso durante su etapa en el gobierno. La sala de lo penal del Supremo ratifica en una sentencia la condena que, en junio del pasado año, dictó la Audiencia de Lleida, que impuso a Ausàs 4 años de cárcel y una multa de 195.000 euros, en un fallo en el que le recriminaba que hubiera traficado con tabaco de contrabando cuando ostentaba cargos públicos «de los que cabe exigir una especial impecabilidad de comportamiento».

Ausàs fue alcalde de La Seu d’Urgell (Lleida) entre 2003 y 2008 y consejero de Gobernación durante del tripartito entre marzo de 2008 y diciembre de 2010.

Según el Supremo, la dedicación de Ausàs al tráfico de tabaco es «inobjetable» , ya que jugaba un papel de «particular relevancia». «Ausàs era el encargado de dar salida hacia el mercado interior al tabaco movido por el grupo», resalta la sentencia del Supremo.

La Audiencia de Lleida consideró probado en junio pasado que Ausàs se dedicaba al contrabando de tabaco extracomunitario, al menos, desde febrero de 2010, por lo que llevó a cabo esta actividad ilícita varios meses siendo conseller de la Generalitat, ya que desempeñó este cargo hasta diciembre de 2010, cuando CiU recuperó el gobierno tras siete años de tripartito.

Según la Audiencia, Ausàs recogía el tabaco de contrabando en un garaje de La Seu d’Urgell que compartía con los demás miembros de la red y lo distribuía posteriormente en Barcelona, donde lo transportaba en viajes en coche de madrugada, para evitar ser sorprendido o interceptado en su actividad ilícita.

El exconseller republicano cargaba el tabaco en un Audi Q5 de su propiedad y un Suzuki Vitara de su esposa y lo trasladaba a su casa en La Seu, donde lo depositaba en un garaje. Una vez allí, lo embalaba en cajas sin distintivos para después trasladarlo de madrugada a Barcelona para su venta y distribución.

En el registro del garaje de Ausàs, los Mossos hallaron tabaco extracomunitario por valor de 14.562,5 euros –el límite penal es de 15.000 euros– , mientras que en su domicilio se incautaron de 25.875,70 euros en efectivo y notas manuscritas e informáticas relacionadas con el tabaco.