ERC quiere convertir la Ciutadella en un gran parque soberanista

Pide anexionar edificios al futuro Centro Cultural del Born de cara a 2014

¿Por qué ceñirse al futuro Centro Cultural del Born cuando se puede ir más allá? La coalición de ERC con Joan Laporta en el Ayuntamiento de Barcelona (UpB) ha presentado en el Ayuntamiento una propuesta para aprovechar los fastos que prepara el Consistorio con motivo del 300 aniversario de la derrota a manos de Felipe V para convertir el parque de la Ciutadella en un gran centro dedicado al soberanismo.

La coalición pedirá el martes en la comisión de Cultura del Ayuntamiento «desarrollar un proyecto de recuperación de la memoria histórica» en la Ciutadella, que incluya «la habilitación de un espacio en el Castillo de los Tres Dragones como centro de interpretación». Los republicanos quieren aprovechar la que fue la antigua sede del museo de zoología –hoy trasladado a la zona del Fórum– y poner rótulos permanentes bien visibles en el parque «que den sentido a esta recuperación de la memoria histórica». Esta iniciativa estaría bajo el paraguas del Centro Cultural del Born, cuyas obras avanzan a marchas forzadas para poder abrir este año y dar inicio a los actos que tendrán su apogeo el 11 de septiembre de 2014.

Centro de interpretación

El Ayuntamiento ha proyectado el futuro Centro Cultural del Born como un centro de interpretación de la historia de Barcelona concebido a modo de museo. Entre otros, ha comprado un retrato del rival de Felipe V, el emperador Carlos VI, además de otro de su esposa Elisabet Cristina de Brunsvic-Wolfenbüttel, para que formen parte de las obras que se exhibirán en el espacio municipal.

El antiguo mercado del Born será el centro neurálgico del aniversario, pero no el único. Tanto el Ayuntamiento como la Generalitat se están volcando en la preparación para conmemorar una efeméride de la que «podemos extraer lecciones impagables que nos pueden ayudar a saber ganar», según aseguró Toni Soler cuando fue presentado como responsable municipal del programa del tricentenario. La Generalitat, por su parte, ha confiado a Miquel Calçada su programa de actos.

El PP ha pedido que las administraciones no hagan una lectura equivocada una conmemoración que «no fue una guerra de secesión de Cataluña con España», según el presidente del grupo municipal en el Consistorio, Alberto Fernández.