ERC se acerca a los «comunes» para intentar vencer a los constitucionalistas

Utiliza la baza Fachín, que pide el voto para los partidos independentistas: «Si no ganan los independentistas, gana Rajoy». Rovira dice que encontrará la forma de entenderse con JxCat.

Rovira encontró en Fachín un aliado para atraer a los comunes al bloque independentista: «Si no ganan los independentistas gana Rajoy».
Rovira encontró en Fachín un aliado para atraer a los comunes al bloque independentista: «Si no ganan los independentistas gana Rajoy».

Utiliza la baza Fachín, que pide el voto para los partidos independentistas: «Si no ganan los independentistas, gana Rajoy». Rovira dice que encontrará la forma de entenderse con JxCat.

En uno de esos patios de manzana que pensó Idelfons Cerdà, los Jardins Tete Montoliu, se juntaron ayer el hambre y las ganas de comer. Albano Dante Fachin y ERC. El ex secretario general de Podem quería un micrófono y Esquerra un señuelo para atraer a los «comunes» al bloque soberanista, que todavía no se ha recuperado de no haber sumado el 50 por ciento de los votos la pasada legislatura. ERC, y también Junts per Catalunya vive obsesionada con el número 50, con que el bloque soberanista, al menos, sume la mitad de los votos de los catalanes que participen el 21-D. Es la única manera que tienen de avalar su proyecto independentista. Pero como las encuestas constatan que no hay un trasvase de votos entre soberanistas y constitucionalistas, su baza es sumar a los «comunes», en caso de no llegar a la cifra ambicionada. A los «comunes» no les dejan estar en medio, ni contra la DUI, ni contra el 155. Ni siquiera uno que fue de los suyos, Fachín, los quiere comprender.

El ex secretrario general de Podem, que tras dejar el partido declinó ofertas para ir con la CUP o ERC, no sólo pidió el voto para los republicanos, sino que dijo cosas dolorosas a sus ex compañeros como que «cada voto para Xavi (Domènech) beneficia a Mariano Rajoy porque es ayudar a que pierda el proyecto que más teme el Gobierno: el soberanismo y el derecho a decidir». Fachín fue tajante: «Si los partidos independentistas no ganan con claridad el día 21 de diciembre, gana Rajoy y lo demás son excusas».

La idea del acto con Fachín es que debatiera con Rovira y dar mambo a la camapañ con el gancho de un debate, pero más allá de decir que no es independentista, apenas discreparon. Rovira no dejaba de decir «pienso lo mismo que tú». Por fin se la vió relajada. Los dos apostaron por impulsar otro proceso constituyente tras el 21-D donde la ciudadanía decida qué Cataluña quiere, como el que Alex Salmond lideró en Escocia, aunque la ciudadanía es perezosa, lo vio Jordi Hereu con su fallido referéndum sobre la Diagonal, además se corre el riesgo movilizar sólo un bloque, como el 1-O.

Rovira recuperó confianza para la conferencia en el foro Barcelona Tribuna, donde se encontró un público (mucho empresario) preocupado por que se tengan que repetir elecciones tras el 21-D. Aunque ahora ERC rechaza investir a Puigdemont y viceversa, aseguró que ERC y JxCAT que encontrarán la forma de entenderse.