Historia

Inmortal JFK

Pocas presidencias ha habido en la historia de Estados Unidos en la que haya destacado tanto la imagen como la de John F. Kennedy. Cuando están a punto de cumplirse 50 años del magnicidio de Dallas, una exposición rememora lo que fueron aquellos mil días en los que la Casa Blanca pasó a verse como un moderno Camelot.

La Galería Loewe de Barcelona, dentro de la programación de PhotoEspaña, presenta una selección de las imágenes que el fotógrafo Mark Shaw tomó a Kennedy, especialmente antes de la llegada a la presidencia, y en los que se demuestra la confianza que tuvo con el político y su familia. Shaw contactó con JFK cuando era un joven y prometedor senador por Massachussetts, para cumplir un encargo de la revista «Life».

Tanto Kennedy como su esposa Jacqueline quedaron encantados con el resultado final, imágenes que ya forman parte de la iconografía legendaria de la historia visual de Estados Unidos. De esta manera, podemos ver al matrimonio, acompañados de su hija Caroline, en su hogar de Hyannis Port o paseando por la playa. La cámara de Shaw también captó a Kennedy en West Virginia, en pleno proceso de divulgación de su mensaje, la llamada «Nueva frontera», algo que convenció a buena parte de la población de su país como demostró al ganar las elecciones de 1960. Igualmente curiosas son las fotografías en las que podemos conocer en el interior de JFK en el Senado, con Jacqueline ocupando la mesa de su célebre marido.

Shaw tuvo la oportunidad de adentrarse en aquella Casa Blanca y, pese a los problemas del en entonces líder del mundo libre en plena guerra fría, inmortalizó para la posteridad como era la vida cultural y artística en la vieja mansión de Washington. En esta línea son muy interesantes las fotografías en las que retrató a Jacqueline posando en algunos espacios de la Casa Blanca, especialmente en el llamado balcón Truman, una imagen que acabó convirtiéndose en portada de «Life».

La muestra recupera un trabajo que hasta ahora se conocía parcialmente, ya que sólo se habían exhibido la mitad de los trabajos. Con motivo de la conmemoración del asesinato de Dallas, un libro titulado «The Kennedys» presenta la totalidad de esa labor, con abundante material inédito. Es también un ejemplo de la gran producción de Shaw, un auténtico artista que supo deslumbrar con sus imágenes a nombres como Audrey Hepburn, Coco Chanel, Brigitte Bardot o Grace Kelly.