FC Barcelona

Interior cobrará al Barça y al Espanyol el sobrecoste policial de los partidos de alto riesgo

La Razón
La RazónLa Razón

La Generalitat tiene intención de cobrar al Barcelona y al Espanyol los gastos que genera la seguridad y el despliegue de los Mossos d'Esquadra en los partidos denominados de alto riesgo, que son una docena al año. Según señaló ayer el conseller de Interior, Ramon Espadaler, el ahorro podría alcanzar los 200.000 euros anuales.

Aprovechando su comparecencia en una comisión parlamentaria para presentar el presupuesto de su departamento, Espadaler anunció que esta nueva tasa «gravará la prestación de servicio policial en eventos deportivos de alto riesgo», que supondrá 33,66 euros por hora y agente. De esta manera, Interior diferenciará entre los partidos considerados ordinarios y los que conlleven peligro para la seguridad.

Más agentes

En los partidos considerados de alto riesgo el despliegue de Mossos d'Esquadra supera al centenar y duplica al de los eventos ordinarios. Espadaler insistió en que la nueva tasa planteada no afectará en ningún caso a los acontecimientos deportivos de carácter amateur o aficionado. «Afectará muy fundamentalmente al fútbol y en concreto a dos clubes», dijo el conseller, en referencia al Barça y al Espanyol.

Espadaler concretó que esta tasa «está diseñada para el fútbol de primera división que sea catalogado de riesgo y para clubes que se financien con entradas y derechos televisivos, se estaría hablando de unos diez o doce partidos, lo que dependería de los éxitos deportivos de Barça y Espanyol». Para decidir los partidos que son de alto riesgo o no, el conseller recordó que esta categoría la especifica la Comisión Estatal contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte. «Los equipos que no jueguen partidos de alto riesgo pueden estar muy tranquilos», especificó Espadaler.

El conseller, que comentó que ya ha hablado con los máximos responsables de los dos principales clubes catalanes, señaló que «nadie aplaude cuando le ponen una tasa, pero creo que son capaces de entender que la Generalitat quiera paliar el coste que supone dedicar muchos más agentes de lo que es habitual en los partidos de fútbol y prestar el servicio con normalidad».

Los cálculos de la Generalitat apuntan a que el ahorro mínimo anual sería de unos 200.000 euros, cifra que depende de los partidos de alto riesgo que se jueguen cada año. La previsión es de una docena como máximo, pero por ejemplo el año pasado se jugaron un total de nueve encuentros que se pueden enmarcar dentro de esta categoría. Fueron cinco de competiciones nacionales –Liga, Copa del Rey y Supercopa– y cuatro de Champions League.

Mientras en un dispositivo normal de un partido se destinan unos 95 agentes (con un coste de poco más de 21.000 euros), en el último partido jugado entre el Barça y el Real Madrid, el despliegue fue de 150 mossos, lo que supuso un coste que superó los 37.000 euros, según datos del departamento de Interior.