Política

JxCat multiplica sus actos con los presos para evitar una debacle el 28-A

Los neoconvergentes llenan su campaña con varias intervenciones protagonizadas por los políticos encarcelados

Oriol Junqueras se estrenó ayer en un mitin, junto a Raül Romeva, en Cambrils (Tarragona)
Oriol Junqueras se estrenó ayer en un mitin, junto a Raül Romeva, en Cambrils (Tarragona)

Los neoconvergentes llenan su campaña con varias intervenciones protagonizadas por los políticos encarcelados

La campaña electoral entra hoy en la recta final. El 28 de abril se convertirá en la primera contienda que librarán ERC y JxCat por la hegemonía del independentismo y, hasta el momento, todas las encuestas señalan insistentemente que los republicanos lograrán un holgado triunfo, algo que los neoconvergentes tratan de evitar a toda costa. Si no es remontando como ocurrió el 21-D en las elecciones catalanas, por lo menos, maquillando el resultado. Una dura derrota se podría convertir en la punta de lanza del desmoronamiento del espacio comandado por Carles Puigdemont, en plena fase de renovación y en medio de un determinante ciclo electoral.

Para evitarlo, JxCat no ha dudado en aprovechar como revulsivo a los presos, multiplicando su presencia en actos de campaña tras los permisos de la Junta Electoral Central. Desde que la JEC expidiera la primera autorización el miércoles pasado, los neoconvergentes han usado la carta de los presos diariamente (salvo el viernes), a diferencia de ERC, que solo lo ha hecho en dos ocasiones. Oriol Junqueras participó el viernes en la rueda de prensa de la Agencia Catalana de Noticias (ACN) y ayer se estrenó en un mitin en Cambrils (Tarragona), junto a Raül Romeva. En ese acto, el ex vicepresidente del Govern reivindicó el carácter independentista de ERC y recordó que es el partido que «más represión» ha sufrido en sus 88 años de historia. «Ganemos las elecciones. Nos tenéis que hacer libres con vuestros votos», clamó. En la misma línea que Junqueras, Romeva también trató de desterrar las dudas y sospechas que se ciernen sobre Esquerra y aseguró: «Quien diga que hemos renunciado, miente».

Mientras tanto, con el de hoy, Jordi Sánchez habrá participado hasta en tres actos. En dos ruedas de prensa (ACN y EFE) y en una rueda de prensa prevista esta mañana junto a Carles Puigdemont en la sede del partido. En paralelo a la visibilidad que ha tenido Sánchez, Jordi Turull participó el sábado en un mitin en La Seu d'Urgell (Lleida) el sábado y ayer debutó Josep Rull en Reus (Tarragona). Rull, número uno de JxCat por Tarragona –cuyo escaño es el que más peligra de entre todos los presos–, envió un mensaje rotundo a Pedro Sánchez: «No renunciaremos al 1-O ni pediremos perdón». Asimismo, también se esforzó en pedir al electorado independentista que apueste por JxCat –intentando así despejar el temor al tripartito de derechas que pueda llevar a votantes separatistas a votar y apuntalar a Sánchez–, ya que, a su juicio, las elecciones del 28-A no son un plebiscito al líder del PSOE, sino entre el 155 y el 1-O. Los políticos encarcelados solo tienen posibilidad de intervenir durante los días en los que no hay sesión de juicio en el Tribunal Supremo.