JxSí pondrá en guardia a sus diputados en agosto para calentar el referéndum

Se cierra la ponencia del reglamento del Parlament que permitirá tramitar la desconexión exprés

El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y el presidente, Carles Puigdemont
El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y el presidente, Carles Puigdemont

Se cierra la ponencia del reglamento del Parlament que permitirá tramitar la desconexión exprés.

Las fuerzas independentistas han apretado el paso en su ruta hacia la celebración del referéndum durante los últimos días. Si Junts pel Sí anunciaba la semana pasada su intención de incluir una enmienda en la reforma del reglamento del Parlament para habilitar el hemiciclo durante la segunda quincena de agosto y poder llevar a cabo trámites parlamentarios en vísperas de la consulta independentista –cuyo plazo máximo es septiembre, según el calendario acordado entre el separatismo–, ayer informaba que ha dado la orden a todos los diputados del grupo parlamentario de que estén disponibles durante agosto para cualquier eventualidad que pueda surgir en torno al plebiscito.

Según explicaron fuentes parlamentarias de la coalición independentista en los pasillos del Parlament, el presidente del grupo, Jordi Turull, ha pedido a los diputados de Junts pel Sí que se encuentren localizables por si se requiriese su presencia para avanzar en los preparativos del referéndum o se produja una reacción del Estado, cuyos planes desconocen. En este sentido, pidió que «no se vayan al desierto ni hagan el viaje de su vida».

Para llegar hasta ahí, la maquinaria del referéndum ya se ha activado y funciona a velocidad vertiginosa. Y es que la ponencia para reformar el reglamento se cerró ayer con mucha celeridad y entre el enfado unánime de toda la oposición. Se creó el martes y 48 horas después ha culminado con un informe, que, según explicó la diputada del PP, María José Cuevas, no estaba concluído y solo recogía «lo que había hasta ayer», quedando algunas enmiendas pendientes de transaccionar el próximo martes, cuando se celebrará la Comisión del Reglamento del Parlament. «Han ido con mucha prisa, y lo lógico es que si no acabas de cerrarlo todo, se haga una nueva reunión de ponencia», lamentó la diputada popular. En este sentido, por ejemplo, la CUP y Junts pel Sí se emplazaron a transaccionar la enmienda propuesta por los anticapitalistas y en la que proponían suspender tres meses a los diputados que se les abra un proceso judicial.

A todo ello, lo que si recogió la ponencia es el acuerdo entre Junts pel Sí y la CUP para tramitar por lectura única las leyes de desconexión, y, así, sortear la suspensión del Tribunal Constitucional. Asimismo, la voluntad de las fuerzas independentistas era llevar la modificación de norma del Parlament al pleno del 14 de junio, pero el PSC ha truncado esta intención, después de su portavoz, Eva Granados, anunciara en una entrevista en Europa Press que su partido pedirá un dictamen al Consell de Garanties Estatutàries, lo que retrasaría un mes la aprobación del reglamento.

Societat Civil pide el cese del Síndic

Societat Civil Catalana (SCC) registró ayer en el Parlament un escrito que pide el cese del Síndic de Greuges, Rafael Ribó, «por negligencia notoria en los deberes inherentes al cargo», ya que no le consideran neutral ni objetivo ni imparcial. El escrito –enviado a los grupos de la Cámara– alega dos motivos: que solo defiende la causa soberanista y que Ribó dijo en un acto reciente que le daría «vergüenza» militar en una asociación como SCC.