La acogida de los refugiados reaviva la tensión entre el Govern y la CUP

La CUP se alineó con los reproches de Jordi Évole, que irritaron a algunos miembros del Govern
La CUP se alineó con los reproches de Jordi Évole, que irritaron a algunos miembros del Govern

En esta ocasión, las desavenencias se han originado a raíz de las críticas que dirigió el periodista de La Sexta Jordi Évole contra algunos representantes públicos catalanes por su falta de interés en la acogida de refugiados.

La tensión ha vuelto a asomar nuevamente entre el Govern y la CUP. En esta ocasión, las desavenencias se han originado a raíz de las críticas que dirigió el periodista de La Sexta Jordi Évole contra algunos representantes públicos catalanes por su falta de interés en la acogida de refugiados. Durante el exitoso concierto solidario con esta causa que tuvo lugar el sábado en el Palau Sant Jordi, Évole arremetió allí contra ellos acusándoles de «incapacidad política para resolver el problema», y a renglón seguido, les espetó: «Algunos os refugiáis y decís que es un problema de competencias. Yo creo que no es un problema solo de competencias, sino un problema de incompetencias».

Sus palabras irritaron a varios miembros del Govern, que reaccionaron ayer en tropel a través de las redes sociales. La portavoz, Neus Munté, sostuvo que «hay gobiernos inactivos ante la situación de las personas refugiadas», en alusión al Estado, pero reivindicó que en Cataluña, el Govern, ayuntamientos y entidades «trabajan para acoger», mensaje que suscrbió el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. La consellera de Asuntos Sociales, Dolors Bassa, replicó que «no va de competencias» porque el asilo «sólo los pueden dar los Estados». «El Govern está en el Palau Sant Jordi porque queremos acoger», añadió en su cuenta de Twitter. Tampoco podía faltar en estas lides es el diputado de ERC, Gabriel Rufián, que criticó a Évole al considerarle poco «valiente» por no emplearse en los mismo términos cuando se dirige a «un palco de Ferraz o de Vistalegre», en alusión al PSOE y a Podemos.

Todos estas recriminaciones contrastaron con la respuesta que dio la CUP, que se alineó con las palabras del periodista. La diputada Eulàlia Reguant se remitió a la declaración independentista aprobada el 9 de noviembre de 2015 en el Parlament entre su formación y el Govern para recordar que recogía la necesidad de dar respuesta a la acogida de refugiados «más allá de las medidas adoptadas por el Gobierno español». Según aparece en la resolución que aprobaron, el gobierno catalán debe «dar acogida y asilo al máximo número de personas refugiadas, más allá de las decisiones adoptadas en este ámbito por el Estado».

El ex diputado cupero David Fernández también avaló las afirmaciones de Évole. «Leído cinco veces. No para lincharlo. Sino para comprobar que no sobra nada y lo clava todo. Y hace pensar. Agradecido, Jordi Évole», escribió Fernández a través de su cuenta de Twitter.

Todo ello llega justo un día después de que el delegado del Gobierno en cataluña, Enric Millo, reprochara a la Generalitat que solo haya ofertado 301 plazas para refugiados, lo que dista mucho de las 4.500 que ofreció Puigdemont.