La Fapac pide la dimisión de Rigau por la gestión de las becas comedor

La Razón
La RazónLa Razón

La junta de la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Cataluña (Fapac) pidió ayer en su reunión mensual la dimisión de la consellera de Educación, Irene Rigau, por su gestión de las becas comedor.

En la reunión, la junta expuso que la consellera «no merece el cargo que ocupa ni la confianza de las asociaciones de madres y padres de alumnos (Ampa) por la rigidez, la incompetencia, las mentiras, la falta de diálogo y comunicación y el menosprecio» hacia las familias y las asociaciones.

Los miembros de la Fapac reprocharon que «haya mentido en cuanto al diálogo sobre las becas comedor en varias ocasiones», y que se haya mostrado «reticente a ofrecer conversaciones para la solución de los alumnos que no tienen las becas aun cumpliendo los requisitos».

A principios de curso, el Marco Unitario de la Comunidad Educativa (Muce), del que forma parte la Fapac, denunció la falta de becas comedor en 10.000 casos de alumnos que tenían que ser revisados, por el que se inició un proceso que se finalizó en el Baix Llobregat con 700 concesiones de más de 3.500 revisiones, pero del que la Fapac no ha obtenido más información, según denuncia la asociación.

Contra la Lomce

Además, manifestaron que Rigau «no es la persona adecuada» para liderar un frente contra la Lomce –normativa del Ministerio de Educación– y que la continua reducción del presupuesto de Educación de la Generalitat, así como la necesidad de una inversión equivalente al 6 por ciento del PIB que es lo que contempla la ley, son argumentos válidos para justificar la petición de dimisión.

La Fapac presentó su voluntad de diálogo y de seguir trabajando para la mejora de la educación en Cataluña, pero considerando que es necesaria «una persona de consenso, dialogante y que encarne lo mejor de la escuela catalana».

También denunció la asociación que la relación entre la conselleria y las familias afectadas por los problemas relacionados con la gestión de las becas comedor «siempre ha sido mala». «Las respuestas que han dado a los problemas siempre han llegado de la mano del corporativismo más rancio, como la eliminación de la sexta hora, la jornada intensiva generalizada en Secundaria, dimisión de las responsabilidades para con las guarderías y la supresión de ayudas a las Ampa y a las familias, entre otras cosas». El comunicado de la Fapac añade más críticas hacia la gestión de la consellera.