La leyenda de Millo y ERC

La Razón
La RazónLa Razón

Desde hace años, circula de forma periódica una historia en la política catalana que tiene a Enric Millo como protagonista. Se dice que Millo, actual portavoz parlamentario del PP catalán, pidió en el año 2003 ingresar en las listas de ERC después de abandonar Unió Democràtica, partido en el que comenzó su trayectoria política y a través del cual llegó a ser portavoz adjunto de CiU en el Parlament. Millo abandonó Unió muy disconforme con la línea de Josep Antoni Duran Lleida y acabó en el PP catalán de la mano de Josep Piqué, empeñado en proyectar una imagen del partido más sensible con el catalanismo.

La historia de Millo y su ofrecimiento a ERC ha corrido durante los últimos años en los mentideros políticos, pero hasta esta semana nunca había trascendido con demasiada contundencia en los medios. Sin embargo, ayer, el portal Vilaweb publicó un relato puesto en boca de Joan Puigcercós –ex presidente de Esquerra– sobre cómo se produjo este intento de fichar por el partido republicano:

«(Millo) me pidió hablar y tomamos un café en el bar Núria de la plaza Poeta Marquina de Girona, donde me preguntó cómo vería que entrara en ERC y si podría ir en las listas para ser diputado. Yo le dije que el camino de la democracia cristiana a la izquierda laica era complicado y más si quería hacerlo en un par de semanas. Se lo desaconsejé, además de decirle que no le podía garantizar nada. Le aconsejé que lo probara en el PSC. Pero se fue al PP».

La reacción de Millo

Tras leer este relato, Millo no salía de su asombro. Telefoneado ayer por este periódico, el portavoz parlamentario del PP catalán explicó su reacción. «Toda esta historia es inventada, es una fábula muy vieja. Pero la verdad es que me sorprendió verla publicada, así que traté de ponerme en contacto con Joan Puigcercós para pedirle que desmintiera esas afirmaciones que se le atribuían», relató.

Millo no logró comunicarse en un primer momento con Puigcercós, así que le dirigió un correo electrónico (ver información adjunta) pidiéndole que desmintiera estas declaraciones a riesgo de llevarlo a los tribunales, y también telefoneó a la secretaria del ex dirigente de ERC, que ahora se dedica a asesorar a restaurantes catalanes que buscan implantarse en el extranjero.

Finalmente, se produjo la comunicación entre ambos, ya que Puigcercós devolvió a Millo la llamada desde Italia, donde ayer se encontraba el ex presidente de ERC. Según explicó el portavoz parlamentario del PP, Puigcercós le negó haber hecho declaraciones a ningún medio y le dio su palabra de no haber hablado con ningún periodista sobre el supuesto intento de Millo de fichar por ERC.

Llegado a este punto de la conversación, el dirigente popular insistió en pedirle un desmentido, pero Puigcercós se negó con el argumento de que está muy alejado de la política y no quiere meterse en ningún tipo de lío. «Mira, yo no voy a hablar con nadie, tú haz lo que tengas que hacer», resolvió Puigcercós.

Así las cosas y tras hablar con el ex presidente de ERC, Millo llegó a la conclusión de que alguien del entorno de Puigcercós ha puesto en su boca las afirmaciones antes relatadas y cree que no tiene otro remedio que llevar a los tribunales el asunto.

Antes de llegar a este extremo, no obstante, el portavoz del PP se propone insistir a Puigcercós en que debe negar las palabras que se le atribuyen y así evitar los juzgados. Al fin y al cabo, ambos guardan una buena relación personal y Millo no tiene la intención de incendiarla en los tribunales, pero quizá no haya otro remedio. «Sé que tú piensas, igual que yo, que en política no todo se vale y, evidentemente, entenderás que yo no esté dispuesto a tolerar ni una sola mentira sobre mi persona», le advirtió.