La policía detiene a cinco personas en una redada en prostíbulos del Alt Empordá

La Razón
La RazónLa Razón

La Polícia Nacional llevó a cabo en la madrugada del viernes al sábado una macrorredada en una docena de clubes de alterne de la comarca gerundense del Alt Empordà, la cual se ha saldado con la detención de cinco personas acusadas de explotación sexual y se ha identificado a cerca de 400 mujeres que ejercían la prostitución.

La operación, en la que han participado más de 200 agentes de la Unidad contra las Redes de Inmigración y Falsedad Documental de la Policía Nacional , se ha desarrollado en el marco de un investigación contra la trata de seres humanos y ha comportado la entrada simultánea de la policía en una docena de prostíbulos, en los que se sospecha que son explotadas sexualmente mujeres víctimas de redes de tráfico de seres humanos.

Uno de los establecimientos registrados es el Paradise, uno de los mayores burdeles de Europa que está situado en La Junquera, municipio fronterizo con Francia, y que ha sido escenario de numerosas redadas en anteriores ocasiones Sin ir más lejos, el pasado mes de julio, el propietario de dicho establecimiento fue detenido, aunque en aquella ocasión fue por defraudar a Hacienda.

En total, los agentes de la Policía Nacional han identificado a 400 mujeres, la mayor parte de ellas de origen extranjero, que ejercían la prostitución en dichos establecimientos y han detenido a cinco personas por su presunta relación con la explotación sexual de las mismas.

Paralelamente y en el marco de la misma operación, que se ha prolongado durante varias horas, se investiga a los clubes de alterne registrados por los delitos de fraude fiscal y tráfico de drogas.

Esta actuación que, es producto del plan elaborado por el Ministerio del Interior durante la actual legislatura para luchar contra el tráfico ilegal de mujeres, se ha llevado a cabo en uno de las zonas de Cataluña con mayor concetración de burdeles, a los que acude una mayoría de clientela francesa. De hecho, desde hace años vecinos y administraciones de la zona se han movilizado para intentar cerrar algunos de estos negocios, como el burdel Paradise, pero por ahora todos sus esfuerzos han sido infructuosos.