Los catalanes en el Valle de los Caídos

Una investigación aporta información inédita sobre los entierros realizados en el gran mausoleo edificado por el franquismo

Una investigación aporta información inédita sobre los entierros realizados en el gran mausoleo edificado por el franquismo

Ara Llibres publica el tercer y último tomo de su serie «La Segona República a Catalunya». En él se incluyen, entre otros artículos, una interesante investigación de la historiadora Queralt Solé i Bajau, «El Valle de los Caídos: la fossa comuna més gran del franquisme». A partir de numerosa documentación hasta ahora sin analizar y procedentes de diversos archivos, Solé ha logrado descubrir el destino de miles de catalanes que acabaron siendo inhumados en el Valle de los Caídos, el faraónico templo ideado por Franco y que fue también su tumba, al igual que la de José Antonio Primo de Rivera, el creador de Falange Española.

Fue a partir de 1958 cuando varios camiones comenzaron a llevar restos humanos hasta el gran mausoleo. Solé i Bajau explicó ayer, durante la presentación de su estudio, que fueron 6.000 los presos que viajaron hasta Cuelgamuros procedentes de Cataluña, en su mayoría partidarios del bando nacional que habían perecido en los frentes del Segre y del Ebro. Habían sido desenterrados de cementerios militares y fosas comunes.

La historiadora, en este tercer tomo de «La Segona República a Catalunya», publica el censo completo de los restos identificados en el Valle de los Caídos procedentes de Horta de Sant Joan, documento procedente del archivo municipal de esta localidad. En él podemos ver con detalle, siempre que se sabe, el nombre de los fallecidos, su rango, fecha de muerte y la fecha de la primera inhumación.

Por los libros de registros del mismo Valle de los Caídos se sabe que se conservan los restos óseos de 33.847 personas, trasladadas a partir de 1958, aunque es posible que haya muchas personas. Curiosamente el último traslado del que se tiene noticia es de 1983, una petición realizada antes de morir por un vecino de Vilafranca del Penedès, que había sido alcalde de la localidad durante la dictadura del general Miguel Primo de Rivera.

La historiadora también ha podido documentar la negativa de familiares de fallecidos durante la Guerra Civil que se negaron a que los restos de sus familiares acabaran en el Valle de los Caídos. Eso es lo que sucede con los carlistas que descansan actualmente en el santuario de Montserrat o los que fueron asesinados en las sacas de Paracuellos del Jarama.

Todo ello arroja luz sobre uno de los episodios más sombríos de la posguerra.

El desconocido legado fotográfico de Francesc Boix

Otra de las aportaciones más importantes de este tercer tomo de «La Segona República a Catalunya», titulado «Guerra i Revolució 1936-1939» es la publicación de una quincena de fotografías inéditas firmadas por Francesc Boix, uno de los más importantes reporteros gráficos de su época, fundamental sobre todo por su labor documental en el campo de concentración de en de Mauthausen. El fondo, inédito hasta la fecha y que en breve podría acabar ingresando en el Arxiu Nacional de Catalunya, consta de un total de 2.000 imágenes y que retratan de primera mano la vida en el frente, momento en el que Boix contaba entre 16 y 17 años. Ara Llibres reconocía ayer que no descarta en el futuro poder llevar a cabo una publicación con todo este fondo.