Política

Los «comunes» se plantan ante el Govern y lanzan un ultimátum sobre las cuentas

El partido de Colau asegura a Torra que «ya pueden ir asumiendo que no contarán con nuestros votos».

Inés Arrimadas mostró un cartel que parafraseaba al agente de los Mossos d'Esquadra durante las cargas del 21-D
Inés Arrimadas mostró un cartel que parafraseaba al agente de los Mossos d'Esquadra durante las cargas del 21-D

El partido de Colau asegura a Torra que «ya pueden ir asumiendo que no contarán con nuestros votos».

Justo a las puertas del mayor desafío que afronta el independentismo, el juicio del «procés», el Govern de la Generalitat atraviesa sus horas más bajas, más dividido y débil que nunca. Si entre el lunes y el martes estallaba un nuevo conflicto entre los socios de gobierno a raíz del recurso que ha presentado Carles Puigdemont contra Roger Torrent ante el Tribunal Constitucional, ayer los «comunes», su principal aliado tras el distanciamiento de la CUP, endureció mucho el tono de cara al proyecto de presupuestos que está terminando de perfilar el vicepresidente y conseller de Economia, Pere Aragonès.

El partido de Colau, de hecho, abogó por la fórmula del ultimñatum y concedió una «última oportunidad» al Govern: «O presentan unos presupuestos más sociales que estén a la altura del pueblo de Cataluña o ya pueden ir asumiendo que no contarán con nuestros votos», afirmó la portavoz Jéssica Albiach, que aseguró que ahora están «a años luz» de prestar sus votos. Poco antes, en la sesión de control al Govern en el Parlament, Quim Torra había desvelado que se habían producido hasta 10 encuentros entre el ejecutivo y los «comunes» para abordar los presupuestos. Aragonès todavía no tiene fecha prevista para llevar estas cuentas al Parlament, que la semana pasada estaban aún perfilándose con reuniones sectoriales. Su objetivo era que estos días se produjera un encuentro entre gobierno y «comunes» para comprobar si se habían producido avances que acercaran a ambas partes, pero de las palabras de Albiach se desprende que la distancia por ahora es sideral, aunque voces del Govern lo atribuyen a «gesticulación».

Por el momento, las diferencias se centran, sobre todo, en el apartado de ingresos: los «comunes» exigen al independentismo la aprobación de los PGE y el aumento de algunos impuestos. En este segundo apartado, el principal debate está en el impuesto de Sucesiones y Donaciones; el IRPF; y la fiscalidad medioambiental. Una vez obtenidos mayores ingresos, los «comunes» exigen todavía más inversión social.

Asimismo, la portavoz del partido de Colau también cargó de forma contundente contra todo el Govern en sí, al que acusó de estar más pendientes de batallas electoralistas que de gobernar. Si bien, Albiach enfatizó sus críticas sobre ERC, a quien los «comunes» ya tildaron hace unos días de «Convergència del siglo XXI». Lo cierto es que sin el respaldo de los «comunes» y con la CUP más distanciada que nunca, el Govern exhibe síntomas de gran debilidad.