Miles de personas se vuelcan con el Banco de los Alimentos

En la imagen, varios ciudadanos entregan alimentos para la campaña del Gran Recapte
En la imagen, varios ciudadanos entregan alimentos para la campaña del Gran Recapte

Miles de personas acudieron ayer a los más de 1.800 mercados y supermercados de 240 municipios de toda Cataluña que acogen los puntos de colecta de alimentos del Gran Recapte, la campaña del Banco de Alimentos para recoger más de 3.000 toneladas de víveres para las familias necesitadas.

Según informó a Efe una portavoz del Banco de Alimentos, los más de 20.000 voluntarios trabajaron con normalidad en todos los puntos de recogida, donde «hubo una buena afluencia» de personas que entregaron alimentos de primera necesidad, arroz, pasta, aceite, leche y conservas, principalmente.

«Ritmo óptimo»

«Los coordinadores de los mercados nos dijeron que el ritmo es óptimo», señaló la portavoz del Banco de Alimentos, que no hará balance de la campaña hasta que puedan clasificar y recontar todos los productos recolectados, aunque hoy hará una primera evaluación.

El objetivo es superar los 2.200 toneladas que se recogieron el año pasado, según explicó el presidente del Banco de Alimentos, Antoni Sansalvadó, que en la mañana de ayer dio el pistoletazo de salida al Gran Recapte, en un acto celebrado en el mercado de Santa Caterina de Barcelona. Numerosas empresas e instituciones también colaboran en esta recogida de alimentos, que este año ha alcanzado su quinta edición.

Los Bomberos de la Generalitat se han sumado a la campaña y han preparado varias actividades para recoger alimentos en el parque de Mollerussa (Lleida) y Amposta (Tarragona).

Los alimentos recogidos se distribuirán después entre más de 250.000 personas sin recursos a través de 170 entidades sociales que reciben los productos del Banco de Alimentos.

La Zona de Actividades Logísticas (ZAL) ha cedido este año una nave de 2.500 metros cuadrados en la Zona Franca de Barcelona para que pueda almacenar y clasificar todos los productos que se recojan hasta hoy.

Por su parte, la Generalitat, la Diputación de Girona, el Banco de Alimentos, La Caixa y Cáritas Diocesana firmaron ayer un convenio en Girona para impulsar los diez centros de distribución de víveres de la provincia con una aportación conjunta superior a los 1,2 millones de euros.

La consellera de Bienestar Social y Familia, Neus Munté, acudió a la capital gerundense para rubricar este acuerdo al que su departamento contribuirá con 74.000 euros.

La Diputación de Girona aportará 100.000 euros y la Caixa, 18.000, mientras que la Fundación Privada Banco de los Alimentos se ha comprometido con 900.000 euros en comida donada por empresas del sector alimentario. Cáritas Diocesana contribuirá con 30.000 euros en metálico.