Muere Carles Velat

Desaparece uno de los rostros más populares del cine y la. televisión catalana, protagonista de títulos como «La vaquilla».

Carles Velat en una escena de la película «En que lío me han metido» de Ricard Reguant.

Desaparece uno de los rostros más populares del cine y la

televisión catalana, protagonista de títulos como «La vaquilla».

Fue una de las caras más conocidas de la pequeña pantalla, especialmente las de TV3 donde fue protagonistas de varias series que lo hicieron muy popular, especialmente en los años 80. Ayer se supo que el actor de cine, televisión y teatro Carles Velat falleció el pasado martes en su ciudad natal, a los 69 años, según informaron fuentes de la cadena autonómica.

Ayer se abrió su capilla ardiente en el tanatorio de Les Corts. Hoy tendrá lugar la ceremonia de despedida a las 10.30 horas en el mismo lugar, según informaron a Ep fuentes cercanas.

Velat, conocido también como «el Woody Allen catalán» por sus gafas, su parecido físico con el realizador estadounidense y por interpretar personajes irónicos y tiernos, había nacido en Barcelona el 3 de noviembre de 1946.

Desde muy joven, Velat mostró interés por las artes escénicas, apuntándose en la escuela Adrià Gual, en la que estuvo con Ricard Salvat o Fabià Puigserver. A principios de los años 70, el actor empezó a aparecer en varias producciones televisivas basadas en textos teatrales, como «Colometa la gitana o el regrès dels confinats» de Emili Vilanova, «Gabriel, alta costura» de Jaume Picas o «William Wilson» de Juan Tébar. También se le pudo ver en esa época en series de éxito como «La saga de los Rius», basada en las novelas de Ignacio Agustí, o en el popular espacio infantil «Un globo, dos globos, tres globos».

Su salto a la gran pantalla llegó bajo la realización de Jordi Cadena en «La oscura historia de la prima Montse», en 1977, una adaptación de la novela homónima de Juan Marsé y protagonizada por Ana Belén.

Uno de sus grandes éxitos lo obtuvo con la serie de televisión «Les guillermines del rei Salomó», acompañado de un reparto en el que estaban Guillermina Motta, Juanjo Puigcorbé y Biel Moll. También fue muy popular al ser la cara más visible de «Digui, digui...», los cursos televisivos para aprender catalán que en los 80 emitió varias veces TV3.

Durante unos años, el actor estuvo retirado y regresó a los escenarios, concretamente los del Teatre Nacional de Catalunya, con «Agost», con la que obtuvo en la temporada 2010-2011 un éxito clamoroso. En los últimos años apareció en alguna que otra película en pequeños papeles, pero su principal dedicación era el doblaje. Su último trabajo fue para la televisión, actuando en el telefilm «La Xirgu».