Navarro amenaza al PSOE con volver a romper la disciplina de voto

Navarro, ayer, durante su intervención ante el consejo nacional de PSC
Navarro, ayer, durante su intervención ante el consejo nacional de PSC

Pere Navarro acostumbra a presumir de haber hecho más en dos años como primer secretario del PSC que otros antesores suyos que dispusieron de mucho más tiempo. Es su manera de sacar pecho por dotar de mayor autonomía al PSC respecto al PSOE. Hace pocos meses, por primera vez en la historia, los diputados del PSC rompieron la disciplina de voto en el Congreso con sus compañeros de PSOE apoyando una resolución sobre el derecho a decidir. Y Navarro no descarta volver a hacerlo en el futuro por mucho que haya descarrilado el protocolo de relaciones entre PSC y PSOE debido a la oposición de barones socialistas de toda España. «Con protocolo o sin él, los socialistas catalanes seremos coherentes y votaremos lo mismo en Catalunya y en España», advirtió ayer Navarro durante su intervención ante el consejo nacional del PSC.

El líder de los socialistas catalanes aspiraba a que un nuevo protocolo consagrara la posibilidad de crear un subgrupo parlamentario del PSC en el Congreso y dejara abierta la opción de poder votar a su aire, pero finalmente Navarro ha tenido que conformarse con un comité permanente de coordinación política, el cual quiso poner en valor ya que «reconoce explícitamente por primera vez que el PSC y el PSOE son dos partidos que se tienen que relacionar de forma bilateral».

El líder de los socialistas catalanes, en todo caso, se siente satisfecho por el camino recorrido hasta ahora en su relación con el PSOE, a pesar de las múltiples quejas que generan las aspiraciones del PSC entre sus compañeros. «No hay ningún secretario general de ninguna federación del PSOE que tenga más derecho a defender su tierra que el primer secretario del PSC», subrayó, orgulloso, Navarro.

El consejo nacional de los socialistas catalanes también sirvió para meter en cintura a los críticos, aunque sólo sea durante un tiempo, ya que ayer se aprobó una resolución de respaldo a la apuesta por una reforma federal de España aprobada por el consejo territorial del PSOE hace pocos días en Granada.

Aunque las corrientes críticas del PSC llegaron a plantearse la abstención, finalmente la resolución salió adelante prácticamente por unanimidad, con el 99,1 por ciento de los votos. En esta ocasión, ni Àngel Ros, ni Marina Geli ni Joan Ignasi Elena quisieron reflejar su desacuerdo con la dirección, a la que acostumbra a castigar con continuos desmarques de sus decisiones.

«Se diga lo que se diga, avanza mucho más en la definición de de las competencias, en el reconocimiento de Cataluña, en la reforma del Senado y en los recursos porque, por si alguien tiene duda, el principio de ordinalidad (en el sistema de financiación) está incluido», destacó Navarro.