MENÚ
martes 20 agosto 2019
19:50
Actualizado

Patrullas vecinales contra la falta de seguridad en la Barcelona de Colau

Los barceloneses actúan de manera anónima para denunciar y alertar a través de las redes sociales sobre los delitos que se producen a diario en la ciudad.

  • Las patrullas vecinales concurren sobre todo el metro, donde se concentran la mayoría de los carteristas / LaSexta
    Las patrullas vecinales concurren sobre todo el metro, donde se concentran la mayoría de los carteristas / LaSexta

Tiempo de lectura 4 min.

16 de agosto de 2019. 08:56h

Comentada
Javier Gallego 16/8/2019

La inseguridad en Barcelona y la incapacidad de Ada Colau para afrontarla ha obligado a los vecinos a tomar cartas en el asunto. La oleada de criminalidad que sacude la ciudad ha desesperado a los ciudadanos hasta el punto de que se han visto empujados durante los últimos meses a activarse, organizando patrullas y perfiles en las redes sociales para detectar y difundir todo tipo de actos delictivos: robos, hurtos o peleas en la vía pública.

En este sentido, la organización que más eco ha cosechado durante las últimas semanas es «Helpers», una plataforma que nació en mayo y que se autodefine como «colaborativa» en la seguridad ciudadana. A través de las redes sociales, difunden «en tiempo real» todo tipo de delitos. «Detectado robo armado en una farmacia en el Eixample», informan en un tweet. «Detectados dos posibles carteristas buscando víctimas en Plaza Cataluña. Dos jóvenes, uno lleva camiseta blanca y tejanos negros y el otro con pantalón corto, gorra, camiseta azul y gafas de sol. Los dos se hacen pasar por turistas», apuntan en otro mensaje distribuido ayer por Twitter. Todo con el objetivo de poner en alerta a los vecinos. «La idea es combatir, prevenir y visibilizar la delincuencia en las calles de manera no invasiva, desde las redes sociales», concretan. La organización nace inspirada en los «Guardian Angels», un grupo de vecinos de Nueva York que se organizó hace 40 años para combatir el crimen a pie de calle.

Por el momento, la plataforma cuenta con la colaboración de en torno a un centenar de vecinos de la ciudad, que actúan de manera anónima. Según explican en un comunicado, se nutren de un buscador en las redes sociales para rastrear todas las denuncias y publicarlas y de la denuncia privada de los ciudadanos. «Este sistema de colaboración nos permite formar una inmensa red ciudadana con centenares de ojos puestos en todos los puntos calientes de la ciudad», precisan.

Mucho antes de la creación de «Helpers», ya habían aparecido otro tipo de plataformas vecinales que, de diferentes formas, también persiguen denunciar la inseguridad y que también han tenido gran protagonismo. Acció Raval es una de ellas, que nació para combatir uno de los problemas que más incidencia ha tenido en el Raval: los narcopisos. También a través de las redes sociales, alertan contra la presencia de este tipo de viviendas de la droga en el barrio –de hecho han elaborado un mapa actualizado con la ubicación de cada piso–.

Las patrullas vecinas han desatado también mucho debate. En este sentido, fuentes de la Guardia Urbana consultadas por este diario rechazan y desaconsejan estas prácticas ya que, en primer lugar, los ciudadanos ponen en riesgo su integridad física. En esta línea, en muchos vídeos, principalmente sobre carteristas, que graban y distribuyen por las redes sociales se pueden ver escenas de tensión. Pero sobre todo, estas patrullas vecinales son una amenaza para los propios operativos policiales que tratan de combatir el crimen: pueden perjudicar investigaciones abiertas de la policía y pueden lastrar la labor de los grupos de agentes que se dedican a combatir el delito «in fraganti».

Por otro lado, el portavoz de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), Eugenio Zambrano, critica la contemplación que hay con el «top manta», que ahora está concentrando recursos. A su juicio, el nuevo operativo diseñado recientemente «no es efectivo» ya que considera que no permite desterrarlo y, además, tiene movilizados a 100 agentes. «100 efectivos están destinados al top manta en lugar de dedicarse a otros tipos de servicios donde deben ser más proactivos y reactivas para recuperar la seguridad», asegura en declaraciones a este diario, haciendo referencia a estos grupos de ciudadanos que se dedican a combatir los delitos.

Lo cierto es que este tipo de iniciativas ciudadanas surgen a raíz de la inseguridad en Barcelona, que no para de crecer y que se ha convertido en la mayor preocupación según el último Barómetro municipal. Entre 2016 y 2018, bajo el mandato de Colau, las infracciones penales aumentaron un 27 por ciento. El último balance hecho público, con datos sobre el primer semestre del año, han vuelto a registrar un crecimiento del 9 por ciento de los hechos delictivos en la capital catalana –se acumulan 115.014–. El grueso de los delitos cometidos son hurtos, que representan el 58 por ciento y que durante los primeros seis meses de este años han crecido un 8,4 por ciento con respecto al mismo periodo del año pasado.

La mayor parte de las alertas que distribuye «Helpers» están, precisamente, relacionadas con este tipo de delito. Aunque también, en muchos casos, difunden vídeos de agresiones. Desde el lunes hasta el miércoles, se registraron tres apuñalamientos tras un fin de semana negro, en el que se produjeron dos homicidios Hasta ahora, según fuentes oficiales, se han registrado en lo que va de año 13 homicidios, tres más que todo el año pasado.

Últimas noticias