Unió renueva sus estatutos para limitar mandatos y abrir primarias

La Razón
La RazónLa Razón

El congreso extraordinario que Unió celebra mañana en Sitges será el más tranquilo de los últimos años. Porque pese a que el debate nacionalista está más crispado que nunca, no se prevé ningún revolcón de los sectores críticos. El cónclave, que no tendrá una lectura en clave sucesoria de Josep Antoni Duran Lleida, líder del partido desde 1982 con un breve impasse, se ha convocado para renovar unos estatutos que datan de los años ochenta.

Tras los casos de corrupción, que también han afectado a Unió –caso Pallerols o caso Turismo–, el partido renueva sus estatutos en un claro ejercicio de transparencia.

La ponencia, que ha elaborado la dirección y en la que se han recogido las demandas de las bases, pone límites a los cargos electos y orgánicos del partido, establece medidas de transparencia, participación, calidad democrática, un código ético, la moción de censura en órganos internos y abre las puertas a celebrar primarias, aunque siempre con el visto bueno del Consell Nacional a una petición que haga la militancia.

Además, las primarias sólo serían para elegir a los cabezas de lista en ayuntamientos de más de 30.000 habitantes, para candidatos a la Generalitat y a liderar la lista de las Cortes Generales. «No imponemos las primarias gratuitamente, pero las permitimos, de este modo, será cada agrupación local la que decidirá y lo planteará», explicó ayer el presidente del Consell Nacional de UDC, Ramon Espadaler.

Del mismo modo que las primarias no son una imposición, tampoco lo es la limitación de mandatos. Los nuevos estatutos son lo suficientemente flexibles como para no obligar a nadie a retirarse si tiene el apoyo de la dirección. De este modo, Duran, que tiene el apoyo de la cúpula, se asegura su continuidad al frente del partido. El líder de Unió ha dicho en varias ocasiones que en un momento en que las relaciones entre los gobierno de Cataluña y España son nefastas sería de cobardes retirarse de la política.

La soberanía de Cataluña

Los estatutos no pasan por alto el debate del momento, la cuestión de la soberanía de Cataluña. En su preámbulo, señalan como objetivo «la plena soberanía de Cataluña» y «su derecho inalienable a la autodeterminación».

En el congreso de mañana participarán un millar de compromisarios para debatir las enmiendas a los estatutos que quedan vivas, un total de 70 de las 755 que se presentaron al redactado inicial.

La jornada empezará con un Comité de Govern y un Consell Nacional que deberán decidir los candidatos a las europeas. Duran ya ha expresado su apoyo al eurodiputado Salvador Sedó.