Vicenç Pagès Jordà gana el Sant Jordi con una historia de amor del siglo XXI

Los ganadores de la Nit de Santa Llúcia, ayer, en la sede de Òmnium
Los ganadores de la Nit de Santa Llúcia, ayer, en la sede de Òmnium

Desde ayer, Vicenç Pagès Jordà forma parte de la lista de autores ganadores del premio de novela Sant Jordi, convocado por la Fundació Enciclopèdia Catalana y Òmnium Cultural y dotado con 60.000 euros. La obra premiada, «Dies de frontera», que será publicada en febrero por Proa, es una historia sobre los padres que encontramos, las parejas que escogemos y los hijos que traemos al mundo, pero también sobre la juventud. Pagè explicó ayer que su texto está protagonizado por una pareja de treintañeros, que viven en «una precariedad definitiva».

El novelista ahonda en la obra en «cómo pueden relacionarse las personas cuando no tienen nada fijo», ya sea con la pareja, con los progenitores –hay una madre nada secundaria–, como con los hijos que se desea tener y no se tienen como con los amigos.

Los miembros de la pareja protagonista de la novela, un hombre y una mujer, van prorrogando su relación de manera automática hasta que un día se produce lo que él denomina «el desliz», lo que precipitará traslados, cambios y un viaje a La Junquera (Girona). Todo ello sirve para trazar una historia de amor del siglo XXI. De amor, desamor, posamor, amor y así de manera sucesiva».

Por su parte, el poeta barcelonés Marc Romera, codirector de LaBreu Edicions y de la colección de poesía Alabatre, se llevó el veterano el Carles Riba con «La nosa», recogiendo el testimonio de su maestro Francesc Garriga, ganador del año pasado. Se trata de un libro de poemas en falsa prosa, en el que no se obvian ni la muerte, ni la incomunicación en la era de la hipercomunicación, ni las drogas vistas desde una moral hipócrita. Romera reconoció que se trata de un poemario «ligado a la mala leche, a las cosas que estorban a la voz poética que habla en segunda, tercera persona o para sí misma».

La mallorquina Neus Canyelles ganó el Mercè Rodoreda con un recopilatorio de dieciséis cuentos escritos a partir de otros dieciséis relatos de autores clásicos universales como Chéjov, Gógol, Andersen, Carver o Capote.

Asimismo el Josep Maria Folch i Torres fue para «La nena de l'arbre», del joven ilustrador Rubèn Montañá Ros, mientras que la novelista Care Santos ganó el Joaquim Ruyra con «No em preguntis qui sóc».