... y Unió se reinventa para formar parte de la alternativa que frene a los progresistas

Unió Democràtica de Catalunya (UDC) aprobó ayer una reforma de sus estatutos y un código ético con vistas a prepararse para las próximas elecciones catalanas, en las que aspira a ser parte de una «alternativa» a un «tripartito» de izquierdas que integre a En Comú Podem, ERC y la CUP. Lo contó su secretario general, Ramon Espadaler, en la clausura del XXVI congreso, bajo el lema «Donde todo vuelve a comenzar» y la mirada de Josep Antoni Duran Lleida, que se quedó en un segundo plano.

Espadaler seguró que Unió quiere «formar parte de una alternativa» al gobierno actual de Junts pel Sí que evite un «tripartito» de En Comú Podem, ERC y la CUP. Esta alternativa de la que Unió quiere participar debe pivotar alrededor del «centro» político, por el que también quiere pelear ahora CDC, desde un «catalanismo que no renuncia a la defensa de un modelo de sociedad» diferente al que plantean las fuerzas de la nueva izquierda. A pesar de encontrarse en una situación de máxima debilidad, sin presencia en el Parlament y en las Cortes y aún en preconcurso de acreedores por los 19 millones de euros de deuda que arrastra, Unió tiene intención de presentarse a las catalanas. En septiembre celebrará primarias.