Al tripartito de «la memoria» no le interesa la historia del ferrocarril

El Ayuntamiento de Valencia descarta ubicar un museo temático en las naves del Parque Central

Las Naves Demetrio Ribes albergarán diferentes actividades y negocios en el Parque Central
Las Naves Demetrio Ribes albergarán diferentes actividades y negocios en el Parque Central

«Algún día el Ayuntamiento de Valencia deberá explicar a los ciudadanos por qué se permite cargarse 100 años de la historia de la ciudad y de su patrimonio». De esta forma la Federación de Amigos del Ferrocarril de la Comunidad Valenciana lamenta el rechazo municipal a utilizar la Nave 4 del Parque Central para ubicar la Casa del Ferrocarril. «Es necesario conservar la huella ferroviaria en la capital», apostillan, «porque fue fundamental para el desarrollo del barrio de Ruzafa, de la urbe y de toda la Comunitat».

Desde hace unos meses la Federación ha mantenido diferentes conversaciones con el Consistorio para conseguir que una de las Naves Demetrio Ribes pudiera convertirse en el lugar donde preservar los hitos históricos y la memoria de lo que significó la llegada del tren hasta el corazón de Valencia. Hay que recordar que en 2017 se cumple el primer centenario de la Estación del Norte. El proyecto, en el que se incluía la participación de la Universidad Popular y se proponían actividades socioculturales abiertas al barrio, ha sido despreciado por los responsables municipales que, a cambio, han propuesto la celebración de una «Quincena de Amigos del Ferrocarril».

Desde la asociación rechazan «absolutamente» la decisión y exigen una explicación sobre «dónde están los cien años de memoria histórica y de patrimonio que este Ayuntamiento no ha considerado». En su acusación van más allá. Consideran que el Cap i Casal va a «entregar» los edificios que se construyeron gracias al ferrocarril para que se ubiquen locales de hostelería, tal como denunció el colectivo ciudadano Naus Ribes.

El proyecto desestimado por el Consistorio integraba tres tipos de actividades: formativas, culturales y lúdicas. Las primeras establecían prácticas de FP e ingeniería para trabajar con material ferroviario en colaboración con la Universidad Politécnica, la Cátedra Demetrio Ribes de la Universitat de València, la Conselleria de Educación y las Asociaciones de Oficios. Según el redactor del programa, la intención es «poner a disposición de alumnos y profesores una sala de talleres, tanto para restauración como para la construcción y mantenimiento del circuito y del parque del tren de vapor». También se prevé una Escuela de Adultos con Programas de Cualificación Profesional Básica para jóvenes con dificultades de integración laboral.

Entre las novedades destaca la participación en las prácticas de estudiantes universitarios que aportarían su conocimiento a los alumnos de FP para complementar los trabajos. Se integrarían en esta actividad profesionales jubilados con experiencia en oficios del ferrocarril e ingenieros.

Tras la negativa del Ayuntamiento a incorporar al Parque Central la historia del ferrocarril, la Federación ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas «para intentar presionar a los políticos» y recuperar la memoria a través de una iniciativa que consideran «original e integradora que haría de la zona un espacio de referencia».