Ceder plazas de la ORA a las motos le costará a Valencia más de 70.000 euros anuales

El PP tilda el Día sin Coches de «caos» mientras el Ayuntamiento celebra su éxito

Nueva zona de estacionamiento de motocicletas en la plaza del Ayuntamiento
Nueva zona de estacionamiento de motocicletas en la plaza del Ayuntamiento

La política de «pacificación del tráfico» que lleva a cabo el Ayuntamiento de Valencia no sale gratis. Hasta 70.000 euros anuales dejará de ingresar el consistorio tras haber cedido espacio del servicio de la ORA a las motocicletas. «Y eso solo en la plaza del Ayuntamiento; los ingresos que deja de percibir la ciudad son mucho mayores si se cuenta toda la zona azul que ha deshabilitado el señor (Joan) Ribó para que aparquen las motos», denuncia al respecto el concejal del grupo popular Alberto Mendoza.

Mendoza, que en la legislatura anterior del Gobierno de Rita Barberá fue regidor de Circulación y Transportes, considera que el tripartito se precipita en la toma de decisiones que no tienen en cuenta a todos los ciudadanos, sino solo a algunos colectivos y que en algunos casos rozan hasta la ilegalidad, como es el de las plazas de estacionamiento de motocicletas que se han creado frente al Teatro Principal. «Le hemos pedido al Ayuntamiento que solicite un informe al Cuerpo de Bomberos para conocer los riesgos que tiene taponar esta entrada en caso de incendio». Además, advierte de que a la hora de crear las nuevas plazas de motos no se han tenido en cuenta la ubicación de los pasos de cebra, con lo que se produce un problema añadido para conductores y viandantes.

El concejal popular critica que estos planes responden a la precipitación del actual Gobierno y, además, no son fruto del consenso con la oposición y los afectados directos. Es más, Mendoza asegura que el actual edil de este área, Giuseppe Grezzi, responsable de Movilidad, no ha cumplido cuatro de sus grandes promesas preelectorales. «La Agencia Municipal de la Bicicleta no existe; la Mesa de la Movilidad no se ha constituido, y eso que solo se necesita convocar a las partes; del programa para el ‘parking’ de motos no se sabe nada; y el Plan Director de la Bicicleta es una ilusión». A juicio de Mendoza, las decisiones que hasta ahora ha tomado el equipo de Ribó tienen una base más mediática que social. «Casi todas son en Ciutat Vella, que es lo que más repercusión tiene, y se olvidan de los barrios».

Normalidad frente a desastre

Por su parte, el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Valencia, Alfonso Novo, criticó los cortes de tráfico ordenados ayer por el equipo de Gobierno local con motivo del Día Sin Coches, «un desastre» pues, según dijo, la ciudad sufrió «un caos» por la escasa información y se perjudicó a los comerciantes.

No obstante, según fuentes municipales la jornada se caracterizó por la «absoluta normalidad» en la movilidad urbana, y la mayor afluencia de ciudadanos a pie y ciclistas en el entorno de la plaza del Ayuntamiento. Explicaron que en el momento de efectuar los cortes, los únicos puntos en los que se produjeron complicaciones puntuales de tráfico fueron en la calle Blanquerías, en el entorno de las Torres de Serrano; así como en la confluencia de la calle de la Paz con la calle del Poeta Querol.