Císcar cree que el Estado pondrá más ingresos para reformar la financiación

La Razón
La RazónLa Razón

No hay otros asuntos encima de la mesa. Déficit y financiación. Todo lo demás es hoy secundario. Sobre ellos versó la conferencia que pronunció ayer el vicepresidente de la Generalitat, José Císcar, en un desayuno organizado por el Banco Sabadell-Urquijo. Tras describir el duro escenario al que se enfrenta cada día el Gobierno valenciano por causa de la mala financiación, animó a los presentes asegurando que «no clamamos en el desierto» porque el «Gobierno tiene conciencia de que la Comunitat Valenciana será la que más debe incrementar sus ingresos» cuando se produzca la revisión del actual modelo.

Afirmó que este debate se producirá con toda seguridad y se atrevió a decir, «a título personal», que el Gobierno terminará «poniendo más dinero en el cesto». ¿De dónde saldrán estos ingresos? Esta es la pregunta del millón.

Císcar explicó que el escenario contrario provocará que Comunidades que ahora tienen una financiación claramente beneficiosa vean disminuir sus ingresos. «Por eso ahora están tan nerviosos y apelan a la solidaridad», dijo refiriéndose al presidente de Extremadura, José Antonio Monago. Además, aseguró que, aunque el aumento de ingresos sea aprobado en 2015, tendrá efecto retroactivo a 1 de enero de 2014.

El vicepresidente, quien también ostenta la cartera de Agricultura y la Portavocía del Consell, hizo un llamamiento a toda la sociedad valenciana para que acompañe al Gobierno valenciano en esta reivindicación.

Los argumentos utilizados se repiten de manera incansable, pero no pierden fuerza. «Cada valenciano recibe 215 euros menos al año que la media española», cifra que anualmente suma 1.050 millones. La Comunitat es la única con balanza fiscal negativa y este año el Gobierno central entregará a la Comunitat 1.220 millones menos de lo presupuestado para atender las necesidades en educación y sanidad.

Estas diferencias le sirvieron también para defender la postura de la Generalitat en cuanto a la cifra de déficit. Incidió en que esta debe ser diferente para cada Autonomía, porque «no todos partimos del mismo lugar».

También abordó asuntos espinosos tales como la inversión en grandes eventos o los avales entregados a los clubes de fútbol. Los primeros suponen el 11, 8 por ciento de la deuda de la Generaltiat, que suma 29.000 millones y, además, según el Instituto Valenciano de Estudios Económicos (Ivie), provocaron un retorno de 9.000 millones. Sobre los avales, recordó que nadie en 2009 criticó esta decisión, aunque admitió que ahora no se haría.