Política

De Rosa propone extender la protección a las maltratadas a todas las víctimas de delitos de género

La Audiencia aúna a todos los sectores técnicos-jurídicos que intervienen en los delitos contra mujeres

Esta es la primera vez que se constituye una mesa de trabajo técnico tan amplia, con representantes, por ejemplo, de la prisión de Picassent o del Instituto de Medicina Legal,  que no solían acudir a este tipo de comisiones
Esta es la primera vez que se constituye una mesa de trabajo técnico tan amplia, con representantes, por ejemplo, de la prisión de Picassent o del Instituto de Medicina Legal, que no solían acudir a este tipo de comisiones

La Audiencia aúna a todos los sectores técnicos-jurídicos que intervienen en los delitos contra mujeres

Abordar la violencia de género desde otro punto de vista, para ampliar las miras hacia «el género de la violencia». Este es el objetivo del nuevo grupo constituido al calor del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y que en Valencia lidera el presidente de la Audiencia Provincial, Fernando de Rosa.

En el día de ayer se reunieron en la Audiencia de Valencia representantes de la judicatura, de la Fiscalía, del CGPJ, de la Conselleria de Justicia, del Ayuntamiento de Valencia y de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias. También fueron citados los representantes de la Guardia Civil, la Policía Nacional y Local y de la prisión de Picassent. El Colegio de Abogados y el de Procuradores también estuvo representado, así como el Instituto de Medicina Legal y el decano el partido judicial de Gandía (único, junto al de Valencia, con sección específica de violencia de género).

El interés de Fernando de Rosa es abordar la violencia contra la mujer de una manera integral, no solo como violencia de género, sino como lo que él definió «el género de la violencia», es decir, todos los daños causados por terceros a las mujeres por su mera condición sexual. Así, en este ámbito entraría también la prostitución, la trata de seres humanos o los delitos sexuales.

De esta forma se pretende que cualquier mujer que sufra un delito «de género», es decir, aquellos que se sustancia por la misma condición de mujer, pueda acceder al tratamiento que reciben las mujeres víctimas de violencia de género.

El interés de la iniciativa es integral ya que se pretende beneficiar a cualquier mujer, sea el delito que sea el que padezca, obviamente también aquellas que sufren violencia de género.

En este sentido, el hecho de sentarse ayer en la misma mesa todos los estamentos que intervienen en estos casos, ya dio sus frutos. Desde el Colegio de Abogados y también del de Procuradores se reseñó el desconocimiento que hasta ayer se tenía de las medidas con las que cuenta el Ayuntamiento de Valencia o la Federación Valenciana de Municipios y Provincias de apoyo a las víctimas de la violencia machista. La decana de los procuradores también dijo desconocer las medidas de apoyo que existen en el Instituto de Medicina Legal.

El representante de la prisión de Picassent también mostró su satisfacción por la medida «ya que habitualmente estamos excluidos de otras mesas de este cariz», y participó a la representante del Ayuntamiento de Valencia las medidas de reinserción que se aplican en la cárcel, algo que también desconocía la edil Isabel Lozano.

Todos los reunidos mostraron su disposición a colaborar.

Las actas irán al CGPJ y de ahí se trasladarán al Ejecutivo

Las actas de las sesiones que celebre la recién creada comisión interdisciplinar e interdepartamental se trasladarán al Consejo General del Poder Judicial, y concretamente a la vocal valenciana, Carmen Llombart. De ellas se hará un estudio y se propondrán medidas al Gobierno de España. La iniciativa pretende hacer propias medidas que existen en el denominado Protocolo de Estambul contra la tortura, y que podrían tener su encaje en una futura reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial.