Comunidad Valenciana

Detenidas siete personas por cultivo de marihuana en Orihuela

La nave industrial donde se producía tenía tres mil metros cuadrados

La Guardia Civil y la Policía Nacional detuvieron el pasado día 22 de octubre a seis personas, de origen albanés, por los presuntos delitos de pertenencia a grupo criminal, contra la salud pública y por defraudación de fluído eléctrico. Las detenciones se produjeron en la pedanía oriolana de Mundamiento.

Publicidad

Además, se produjo una séptima detención, concretamente del electricista que montó la instalación eléctrica en la nave, imprescindible para el cultivo interior de la droga.

A raíz de informaciones recabadas por los agentes investigadores, se tiene conocimiento de la existencia de una nave industrial de grandes dimensiones, situada entre la localidad de Catral y la pedanía oriolana del

Mudamiento, que podría estar dedicada, posiblemente, al cultivo de marihuana.

La peculiaridad de la zona y la existencia de otras numerosas naves industriales, dificultaron considerablemente a los investigadores dar con la nave en cuestión, ya que ésta se encontraba ubicada, de forma estratégica, en la partera trasera del polígono industrial de la citada pedanía, quedando oculta en su práctica totalidad tras el resto de naves, pasando casi desapercibida.

Publicidad

A ello hay que añadir que los ahora detenidos, seguían estrictamente unas extremas medidas de seguridad, al objeto de impedir su identificación, para lo cual realizaban turnos de trabajo/vigilancia de 24 horas, teniendo habilitadas, incluso, dependencias a modo de habitaciones, para descansar en ellas, sin tener que abandonar la nave, realizando turnos para relevarse de madrugada.

Una vez verificado por los agentes investigadores cuál era la nave en la que se estaba cultivando marihuana se procedió a la entrada y registro de la misma, el día 22 del pasado mes de octubre, con el apoyo de efectivos de la Unidad de Seguridad Ciudadana de Torrevieja, así como también a la entrada y registro de la vivienda del considerado como el cabecilla del grupo criminal, situada en la localidad de Catral.

Publicidad

En el momento de acceder a la nave industrial se observó, junto a la puerta de acceso, un sensor de movimiento, con la finalidad de alertar a los moradores de la misma de la posible presencia de extraños en el recinto.

Ya en el interior, se comprobó que la nave, de unos 3000 metros cuadrados, estaba distribuida en diversas construcciones de bloques, de tal forma que se ha conseguido configurar siete salas, completamente equipadas con todo el material eléctrico necesario para el cultivo interior de marihuana, además de dos dormitorios y una cocina y baño.

Por los maceteros encontrados y preparados para el cultivo de la sustancia estupefaciente (2719 unidades), se ha calculado que la producción de marihuana sería de cientos de kilos por cosecha y que éstas serían continuas.

En el registro de la nave, se ha intervenido un total de 74 kg de picadura de marihuana, una bolsa con 206 gramos de cogollos de marihuana, 808 focos caloríficos, 31 equipos de aire acondicionado, 19 filtros de aire y un generador eléctrico de grandes dimensiones, siendo éste el principal abastecedor de electricidad de la nave.

Hay que añadir que, además, la conexión de la nave industrial a la red eléctrica era fraudulenta, llegando a tener un consumo acumulado aproximado de un cuarto de millón de euros, calculado desde el momento en el que se inició la investigación de los hechos.

En cuanto al registro practicado en la vivienda del líder del grupo criminal se ha intervenido, del interior de la misma, dos máquinas profesionales de envasado al vacío, decenas de bolsas preparadas para envasar la droga, dos básculas de pesaje, así como 1300 euros en efectivo y dos vehículos.

Publicidad

Un electricista murciano detenido

Además de los seis detenidos mencionados anteriormente, ayer se detuvo a un español, de 45 años, vecino de Murcia, por ser la persona que, presuntamente, llevó a cabo toda la instalación eléctrica de la nave industrial, específica para este tipo de actividad delictiva, por lo que se le imputa un delito de pertenencia a grupo criminal y otro de defraudación de fluido eléctrico.

Los siete detenidos ya han sido puestos a disposición de la Autoridad Judicial, quien ha decretado el ingreso en prisión provisional de todos ellos, a la espera de la celebración del juicio.