Política

El legado de Blasco Ibáñez comienza a ver la luz tras la tormenta

El Ayuntamiento y la Fundación buscan vías de acuerdo tras semanas de negociaciones encalladas

Un detalle del legado de Blasco Ibáñez, expuesto en su Casa-Museo
Un detalle del legado de Blasco Ibáñez, expuesto en su Casa-Museo

Las últimas semanas han sido de mucha actividad en la Casa Museo de Blasco Ibáñez. Un temporal de incertidumbre ha golpeado la calma que normalmente habita entre los muros de la vivienda donde residió uno de los valencianos más ilustres de la historia.

¿El motivo? Los fondos de la colección, el legado de Vicente Blasco Ibáñez, han estado relativamente cerca de salir de la ciudad. El Ayuntamiento y la Fundación del artista han estado batallando desde hace semanas por aclarar la propiedad de las colecciones, y tras momentos de tensión, parece que un atisbo de solución comienza a divisarse cada vez más cerca.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, y el presidente de la Fundación Blasco Ibáñez, Ignacio Soler, aseguraron esta semana que ambas instituciones se encuentran buscando vías de acuerdo sobre el marco jurídico del legado del escritor y las actividades que se lleven a cabo en un futuro en torno a su figura.

Ambos coincidieron en asegurar que se está negociando y la intención es avanzar lo más rápido posible desde la premisa de que el legado de Blasco Ibáñez «se divulgue, se potencie y se desarrolle en Valencia», según manifestó el alcalde.

La voluntad de todos, dijo el presidente de la Fundación, es que el legado del escritor se quede en Valencia, en un conflicto que se inició por la propiedad de los fondos.

Para Ribó, su herencia es «imprescindible» para la ciudad y para toda la Comunitat Valenciana, y señaló que por parte del consistorio hay «una voluntad decidida» para llegar a un acuerdo aunque reconoció que las cosas «a veces cuestan un poco de arreglar» y es pronto para hablar de avances.

Desde la Fundación, su presidente, Ignacio Soler, confirmó paralelamente que había mantenido una reunión previa con Ribó para buscar soluciones que salven los obstáculos que hay.

«Queremos conjugar las voluntades del Ayuntamiento y la Fundación y buscar un punto de encuentro que sea satisfactorio también para la sociedad valenciana que permita mantener e incrementar las actividades en torno a Blasco Ibáñez», aseguró Soler.

Esos acuerdos supondrían no acudir a la vía judicial, una posibilidad que la Fundación se ha planteado.

La oposición hace campaña

Muchas han sido las reacciones contra la gestión local relacionada con el legado de Vicente Blasco Ibáñez, en los últimos días, la oposición ha tachado de dejadez e imprevisión las labores que han llevado a este conflicto.

La recientemente nombrada candidata del Partido Popular a la alcaldía de Valencia, María José Català, prometió, más allá de lo que ocurra durante la actual legislatura, que «el legado de Blasco Ibáñez permanecerá en su Casa museo, de nunca saldrá», en el caso de que ella llegue a ser alcaldesa de Valencia.

Más duro se mostró su homólogo en Ciudadanos, Fernando Giner, quien señaló el «abandono» del equipo de Ribó no solo por el legado de Blasco ibáñez, sino también por el de Sorolla: «el tripartito arrincona a Sorolla, igual que a Blasco», afirmó.

De la misma manera, Les Corts publicó una declaración institucional por la que se defendía la necesidad de conseguir que el legado del escritor no saliera de la Comunitat. El texto fue impulsado por Podem, y firmado y respaldado por todos los grupos parlamentarios.