«El miedo al despido entre los médicos de centros de gestión mixta es alarmante»

El sindicato CESM denuncia que el personal teme represalias si critican el sistema

Sanidad promete proteger a los médicos funcionarios, el resto teme más despidos
Sanidad promete proteger a los médicos funcionarios, el resto teme más despidos

El miedo al despido en el colectivo médico no funcionarial que trabaja en los hospitales de gestión mixta «está en su nivel más alto». El personal sanitario sin plaza «teme las represalias si critican el funcionamiento del centro, piden mejoras salariales o solicitan la baja por enfermedad. Hablar de ello no es difícil, es imposible». Así lo denuncia Andrés Cánovas, secretario general de CESM-CV, uno de los principales sindicatos médicos asentados en la Comunitat.

Cánovas no sólo censuró las trabas a la hora de hacer públicas las reclamaciones, sino que éstas conllevan, en algunos casos, el despido de los representantes sindicales. «Nos cuesta encontrar a personal que denuncie la situación». De hecho, según cuenta, el programa «Salvados» de La Sexta trató de obtener declaraciones de un médico que trabajara en uno de estos hospitales, «pero ninguno se atrevió (...) Ahora pueden despedir a cualquiera, sólo tienen que pagar la indemnización».

La Conselleria de Sanidad ha asegurado en reiteradas ocasiones que, independientemente del modelo de gestión que se elija para un centro, las «batas blancas» seguirán bajo el control de la Administración pública. Sin embargo, los que no son funcionarios no tienen la misma suerte. Un colectivo que, según explica Cánovas, asciende a unos 1.300 trabajadores -casi 500 en el de Alzira, 300 en Torrevieja, más de 250 en Dénia y cerca de 200 en el de Manises.

A este problema habría que añadirle el recorte salarial -han perdido el 25 por ciento de poder adquisitivo en los últimos tres años- el bajo índice de sustitución por bajas o jubilaciones, que les sobrecarga de trabajo; o la escasa participación de este colectivo en la actividad sindical. «Están hartos, son reivindicativo, pero en el café. A la hora de la verdad, es muy difícil lograr que se afilien a un sindicato». El representantes de CESM-CV cree que se debe, de nuevo, al miedo. «Vivimos una especie de clandestinidad similar a la de la época de Franco, con temor a ser señalado».

Ganar diez veces más

Además está el éxodo de las nuevas generaciones. El año pasado entre 400 y 500 jóvenes médicos probaron suerte en el extranjero, donde, como es el caso de Australia, se les llega a pagar hasta diez veces más -unos 500.000 euros al año frente a los 60.000 que puede cobrar un profesional en España «si hace muchas guardias»-. Una situación «lamentable» y una gran pérdida de dinero. «Hemos invertido mucho dinero en su formación y ahora les dejamos escapar. Y lo que tengo claro es que cuando se van, ya no vuelven (...) Los Gobiernos deberían gastar más dinero en Sanidad y Educación».

Porque estas circunstancias «ya están afectando a la calidad de la asistencia sanitaria». En Urgencias y Atención Primaria «ya se está notando», pese a que «afortunadamente hay una epidemia de salud» que hay que agradecer el benévolo invierno que experimenta la Comunitat Valenciana.

Con todo, Cánovas se muestra ligeramente optimista, pues cree en la palabra dada por el conseller de Sanidad, Manuel Llombart, que les ha prometido no cambiar el modelo de gestión -aún sin especificar- de los hospitales existentes. Otra cosa será lo que haga en los que se construyan nuevos, si es que llegan a materializarse en los próximos años.

Paga extra para los enfermeros

El Consejo de Enfermería de la Comunitat (Cecova) reclamó ayer a las Administraciones públicas que abonen la parte proporcional de la paga extra de diciembre correspondiente a los 44 días que transcurrieron entre el 1 de junio y el 14 de julio de 2012. La reclamación se sustenta en una sentencia del TSJ de Madrid que ha condenado a la Agencia de Informática de esta Comunidad a pagar dicho importe.